Este mes de noviembre, pero de hace 20 años, el grupo U2 no se imaginaba que el álbum que estaba lanzando en ese entonces, el “Achtung baby”, se iba a convertir en uno de los discos no sólo más representativos del cuarteto irlandés, sino en un álbum clave en la historia del rock.

Al margen de que algunos críticos no consideran al grupo liderado por Bono, ni como el mejor, ni como el más trascendental de todos los tiempos, ¿qué dirían The Beatles?

Sin embargo, el “Achtung baby” se cuece aparte de los discos previos que había lanzado la banda, dejando atrás también el álbum que la definió como un auténtico cataclismo de rock (el “Rattle and hum”), en donde todavía el dinero y la pose de Bono entre altruista, activista y perdonavidas no era su estilo de vida.

Se dice que dicha placa musical, que ganó el Grammy en ese entonces, hoy ofrece la edición deluxe (que incluye un abultado “booklete” conmemorativo para los dos discos: el original de 12 canciones, y uno más con “bonus tracks” a base de lados B y rarezas inimaginables).

En otras presentaciones, según el bolsillo de sus incondicionales, fans delirantes y fundamentalistas, el álbum los hizo mirar hacia adelante, hacia un futuro que no vislumbraron ni sus “Satánicas Ancianidades”, The Rolling Stones, que estaban más preocupados por sus mastodónticas giras, que por dejar un legado musical más allá de “Satisfaction”.

El material del “Achtung baby” viene acompañado por rockumentales, nuevas entrevistas, “remixes” desconocidos, videos oficiales y promocionales y, seguramente, hasta un DVD, para conmemorar lo que grabaron hace 20 años en Berlín, bajo el látigo de Daniel Lanois, Brian Eno y Steve Lillywhite.

Esas canciones hoy son himnos oficiales que se interpretan hasta en la regadera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *