“Dejar de fumar es difícil”

Redacción
Written by Redacción

Suele pasar que cuando a un fumador empedernido se le confronta sobre las consecuencias del cigarro en su salud, responda que fumar es su decisión personal, se justifique diciendo que todos tenemos algún vicio, o incluso afirme en tono irónico “de algo nos tenemos que morir”.

Para Raúl Sansores, jefe del Departamento de Investigación en Tabaquismo y EPOC del Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (INER), si bien estos argumentos pueden parecer válidos, quien los dice lo hace influenciado por una adicción.

“No se debe perder de vista que decidir seguir fumando es una decisión basada en un proceso adictivo (…) lo que quiere decir realmente un fumador cuando afirma que ‘de algo nos tenemos que morir’ es ‘quiero seguir fumando’; no es que haya decidido cómo quiere morir, está hablando su adicción, por eso tenemos que ser cuidadosos para entender e interpretar ese discurso”.

El especialista afirma que el tabaquismo es en sí una enfermedad, independientemente de las otras que causa, y es de la misma naturaleza que la farmacodependencia o el alcoholismo, el cuerpo se vuelve dependiente de una sustancia, en este caso nicotina, y al no proporcionársela se genera un síndrome de abstinencia.

Por eso dejar de fumar es difícil. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud tres de cada cuatro de los fumadores, conscientes de los daños que causa el cigarro, quieren dejar de fumar, pero sólo cinco por ciento de la población mundial puede acceder a tratamientos contra esta adicción.

En México el número de fumadores se calcula en más de 17 millones, según los datos más recientes del Consejo Nacional contra las Adicciones (Conadic), pero pocos saben que dentro del sector público de salud existen clínicas especializadas para apoyarlos. Tal es el caso de la Clínica de Ayuda para Dejar de Fumar, del INER.

“Hay muchas opciones para ayudar a los fumadores y alternativas de tratamiento: terapias grupales, farmacológicas, psicológicas, de remplazo de nicotina, muchas opciones. En esta clínica tenemos todas las opciones posibles para dejar de fumar”, expresa el doctor.

Sansores reconoce que en la clínica a su cargo no tendrían la capacidad para tratar a todos los fumadores del país, sin embargo sí tienen capacidad para tratar a más gente de la que acude, pues asegura que son pocos.

“En promedio vienen mil personas al mes a pedir información, todas se llevan información, todas se llevan un tríptico, todas se llevan un consejo; pero de esos, sólo unos 400 o 300 al año se quedan en nuestras terapias grupales”, afirma.

El tratamiento incluye exámenes médicos, terapias grupales y de seguimiento, y tiene un costo aproximado de cinco mil pesos, aunque regularmente el precio final está sujeto a una valoración socioeconómica. Sin embargo, en el marco del Día Mundial sin Tabaco, del 15 de mayo al 15 de junio cobrarán 500 pesos por todo el tratamiento.

“En la historia, la humanidad ha luchado por su libertad, sus principios y sus derechos, es algo que llevamos por dentro los seres humanos, esa sensación de ser libres y poder decidir. Bajo ese concepto ellos (los fumadores) creen que están ejerciendo su derecho a la libertad porque están eligiendo fumar, pero sin saberlo se están volviendo rehenes de una adicción”, añade el doctor Sansores.

 

Romeo Valentín Arellanes

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *