México regresa a un autoritarismo blando

Redacción
Written by Redacción

El gobierno de Enrique Peña Nieto impulsa el retorno a “un autoritarismo blando” que ya existió en el pasado tras “una malograda transición política que dejó enormes vacíos institucionales”, declaró el experto en seguridad Edgardo Buscaglia.

“México está marchando hacia un ‘autoritarismo soft’ (blando) nuevamente, disfrazado de democracia, de un show mediático con una cortina de humo muy bonita pero hoy en día se puede hacer si tienes profesionales del sector privado a tu servicio”, dijo el académico argentino en Derecho y Economía de la Universidad de Columbia.

Autor del libro “Vacíos de poder en México. Cómo combatir la delincuencia organizada” (Debate, 2013), Buscaglia presenta estos días en México una obra en la que denuncia que en el país sigue habiendo un problema porque las autoridades están “todavía coqueteando con el autoritarismo”.

fc210El esquema existió antaño, cuando gobernaba el Partido Revolucionario Institucional (1929-2000), pero cambió al ganar la Presidencia el Partido Acción Nacional (PAN) de Vicente Fox (2000-2006) y Felipe Calderón (2006-2012).

Sin embargo, esos mandatarios “no reemplazan las instituciones de antaño con otras democráticas” ni logran introducir “controles políticos, judiciales, patrimoniales y sociales” efectivos y pierden una excelente ocasión de transformar al país.

Si en el pasado el Estado mexicano se organizaba bajo una “premisa de comando y control”, en la alternancia hay “una competencia entre grupos fácticos para adueñarse de pedazos de Estado como pirañas” en el que primó la lucha de “todos contra todos”.

Buscaglia, un reconocido analista internacional que ha sido profesor visitante en universidades de México y desde 2001 asesora a la ONU, considera que con Enrique Peña Nieto en el poder, desde el pasado 1 de diciembre, existe el temor de que se vuelva a “organizar la corrupción”.

Cree que se está buscando volver “al estatus de corrupción con permiso”, en donde el mensaje que se envía “a los gobernadores y municipios feudales” es “aquí mandamos nosotros” (el gobierno Federal).

epn210bEn esta coyuntura, según su opinión, no se ve “ningún tipo de institucionalización importante” contra la corrupción, y lamenta que, por ejemplo, 9 mil millones de dólares asignados a prevención social del delito terminen abonando “el clientelismo, el patronazgo y la corrupción” por la ausencia de mecanismos de control adecuados.

En el libro, el experto sugiere veinticinco medidas “para fortalecer al Estado desde el punto de vista político, patrimonial, social y judicial” en el corto plazo.

Incluyen prevenir la corrupción política al más alto nivel, fomentar la capacidad disuasiva del sistema judicial y garantizar su independencia, fijar controles legislativos, combatir las empresas criminales con más cooperación internacional en materia regulatoria, y movilizar a la sociedad civil.

Si no hay “cobertura de vacíos judiciales, patrimoniales, prevención social y corrupción política al mismo tiempo, todo lo que hagas bueno va a caer en saco roto”, asegura el especialista.

A la sociedad civil mexicana le pide “rescatar a su Estado” y “convertirse en una capaz con sus denuncias de lograr con sus denuncias que renuncien funcionarios públicos corruptos”.

Por último, señala, “es difícil saber qué va a pasar con la estrategia gubernamental contra la delincuencia organizada” en México y cuándo terminará “el proceso de transición hacia una democracia” en este país.

 

Alberto Cabezas

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *