“Son muchos y los cuerpos ya no tienen órganos”, fueron las palabras del padre Solalinde, quien denunció el hallazgo de fosas en distintos puntos de la frontera sur.

Las facciones del sacerdote se endurecen al momento de denunciar el macabro hallazgo. El relato de Solalinde dejó helados a los asistentes al salón de Cabildos de la ciudad de Puebla. El jesuita recibió, la noche del miércoles, el galardón Juan de Palafox y Mendoza por parte del ayuntamiento de Puebla.

Solalinde Guerra prosiguió con su relato: “hemos encontrado muchos cuerpos sin órganos; son de migrantes, lo apuesto, de quién más puede ser.

”Me preocupa porque hay tráfico de niños, me preocupa porque hay tráfico de órganos; insito, en algunos lugares hay fosas de cuerpos sin órganos, eso ya es grave para los migrantes.”

El director del albergue “Hermanos en el Camino” sospecha de una operación conjunta entre la mafia de traficantes y las autoridades para llevar a cabo los crímenes y lucrar con los órganos.

“Estoy seguro, se tratan de mafias muy sofisticadas y establecidas en las diferentes rutas que utilizan los mirantes; además, tienen en las autoridades a sus cómplices.

”Yo creo que son mafias que ya están establecidas y a pesar de algún gobernante, puede que un gobernante no quiera esto, pero son mafias muy sofisticadas.”

SoPbEl fenómeno del tráfico de órganos y de menores de edad incrementó, “nuca había visto un cementerio de personas asesinadas por retirarles los órganos y venderlos al mejor postor”, dijo el padre Solalinde.

Además, alertó de un aumento de madres con pequeños que tratan de cruzar el país y alcanzar el sueño americano.

“Yo quisiera decirles que estoy muy preocupado. No tiene más de 15 días llegaron a Ixtepec, por primera vez en los 8 años que tengo, algo que nunca había visto, muchas mamás, como el 40 por ciento de esa población, con su niño en brazos y otros tres o cuatro caminando, como es posible que después de más de 12 horas pudieran llegar, o algo así, se volvieron ojo de hormiga, me preocupa porque si hay tráfico de niños, hay yacimientos de cuerpos sin órganos, esto es grave, necesitamos ver con las autoridades. Necesitamos ver porque no se sabe de quienes son esos cuerpos. Si son de ese estado cómo es que no los reclamaron.”

El sacerdote advirtió sobre el problema de migración: “Se está generando un problema muy grande con los migrantes que no pueden pasar a los Estados Unidos, ¿qué va a pasar con ellos? Necesita platicar con los gobiernos de origen y con los Estados Unidos”.

Al final, fueron nueve las palabras, las suficientes, para retratar la pesadilla de los migrantes en la frontera sur y a lo largo de las rutas.

 

“Ustedes son testigos que nuestro país está pasando por momentos difíciles. Ese cambio que esperamos no va a bajar del cielo porque ya está en cada uno de nosotros. Es tiempo de apoyar a nuestra patria”

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *