Este amor de encuentros está bendecido por la luz cotidiana

Si, al lado del éxtasis se acomoda el hogar

Escogiste un sillón precioso

¿Elegí bien las fundas de almohadas?

Yo lavo trastes y riego plantas

Tú acomodas la dicha en nuestro universo

Con sabio gesto experto gesto

Tu sí, adorna para siempre un hogar más que de palabras

Tu no, libra esta unión de precipicios varios

 

Si, me tienes en tus manos y me lees lo mismo que el poema de Sabines

Me salvas a cada movimiento de manos

En cada uno de tus parpadeos me acuesto en tu luz

Sabia hembra

Hembra hogar

Hembra germen

 

Oigo el rumor de vastas constelaciones en tu lengua

Lengua que en la noche es otra noche infinita

Con dioses propios y sin demiurgos

Boca diosa boca altísima

Boca que habla, calla y besa para este destino

 

Recuerdo, hembra

Esa primera visión fugaz de nosotros

Cataclismo intenso que no ha de cesar

El mundo suspendido

El tiempo rendido a nuestro devenir que comenzó desde antes

Desde antiguo

 

Tus brazos, cataclísmica hembra

Han de ser siempre una fortaleza

Una gesta invencible

A que acudir

Ambos

Para abrevar de nosotros

De nosotros en esos

Muchos instantes en que hemos sido eternos

 

 

@Apolonio_Tiana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *