El único debate entre los candidatos a la presidencia del Partido Acción Nacional (PAN), Ernesto Cordero y Gustavo Madero, estuvo marcado por pocas propuestas y más intercambio de críticas mutuas.

El debate que sólo fue transmitido por Internet presentó fallas en audio e imagen durante la mayor parte de los cerca de 60 minutos que duró.

A su llegada a la sede nacional del PAN, Ernesto Cordero y Gustavo Madero se saludaron, sin mirarse a los ojos ni darse el tradicional abrazo, y se dirigieron hacia un templete ubicado en el lobby en donde se les tomó la foto previa.

A las 19:00 horas tomaron su respectivo lugar en el Auditorio “Manuel Gómez Morín”, la presidenta nacional del PAN, Cecilia Romero, dio su mensaje y acto seguido la moderadora, Adriana Pérez Cañedo, hizo el sorteo sobre el turno en las participaciones e inició el debate.

Toco el primer turno a Ernesto Cordero quien hizo un repaso sobre los logros del PAN en materia de democracia, libertades políticas, estabilidad económica, crecimiento económico, generación de empleo, construcción de infraestructura y manejo responsable y eficaz de las finanzas públicas.

Subrayó que “la sociedad espera para que el PAN sea el verdadero contrapeso del PRI, por lo que nuestro partido no puede ser una oposición complaciente, sino debe ser una alternativa real, de gobiernos distintos y distinguibles”.

Agregó que “a lo largo de esta campaña ha quedado claro que el proyecto de la reelección es la continuidad de la división y el conflicto; la continuidad de una dirigencia alejada de su militancia, de un partido sin rumbo que no se distingue del PRI”.

Por su parte, Gustavo Madero hizo un breve resumen de la historia y visión del PAN desde que nació el partido hasta llegar a la Presidencia de la República en 2000.

Subrayó que el PAN tuvo 12 años de buenos gobiernos e “hicimos cosas muy buenas, aunque Ernesto Cordero cree que los problemas se crearon en el 2012, cuando los venimos arrastrándolos desde que no le cumplimos a la gente las expectativas cuando fuimos gobierno”.

Al iniciar el segundo bloque del debate, Cordero Arroyo expuso que “los panistas estamos desunidos porque lo único que se escucha del PAN son pleitos, riñas y conflictos internos, porque la unidad se rompe cuando tenemos una dirigencia que no respeta a su militancia.

Asimismo la unidad se rompe cuando no se respeta la palabra ni los Estatutos, cuando la dirigencia permite que se manipule el padrón con afiliaciones masivas para ayudar a amigos, cuando se defiende más al PRI que a los gobiernos del PAN.

Consideró que la honestidad ha dejado de ser un referente en la vida pública del PAN, y “eso nos debe de preocupar a todos”, por lo que ofreció crear la Comisión de Transparencia, Prevención y Combate a la Corrupción para atender los casos de este tipo.

En su oportunidad, Gustavo Madero reconoció que los problemas expuestos son reales, “pero no se generaron en los últimos meses, sino en los últimos lustros y es precisamente con esa conciencia con la que entré y busqué la presidencia del CEN del PAN”.

Madero dijo que “hay visiones patrimonialistas a las que nos hemos opuesto y hemos desmantelado esos cacicazgos, esos supuestos dueños del partido que son los custodios del santo grial para democratizarlo y permitir que sean los militantes los que tomen las riendas del partido”.

Expuso que “cuanto fuiste secretario de Hacienda (al referirse a Cordero) doblaste el presupuesto de los gobernadores, y fue ese momento cuando el PRI se fortaleció y el PAN se debilitó, fueron esos los momentos donde la gente nos empezó a perder su respaldo”.

Al responder a ello, Cordero dijo que esto no es cierto porque en los gobiernos del PAN las asignaciones se hacían en estricto apego a las leyes y con absoluta transparencia, a diferencia de lo que sucede con los gobiernos del PRI que “tú tanto te empeñas en defender”.

“En los gobiernos del PAN no había asignaciones discrecionales como las que tú defiendes a través de los moches; en los gobiernos del PAN había presupuestos basados en resultados y había sobre todo resultados de generación de empleo y crecimiento económico”.

En su mensaje final, el presidente de la Comisión Organizadora, Francisco Garate, dijo que el PAN es un partido que nace con la convicción de ser un instrumento ciudadano, no sólo para acceder al poder sino también para impulsar leyes y políticas públicas en favor de los ciudadanos.

Agregó que fue un ejercicio para que los panistas “nos allegáramos de información y elementos que nos permitan, en este proceso inédito en el que se elegirá al próximo presidente e integrantes del Comité Ejecutivo Nacional, votar de manera razonada e informada”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *