“La criminalización de la protesta no lleva a nada”, puntualizó Aldo Acuña, bajista del grupo de la Maldita Vecindad, quien acudió al Centro de Reinserción Social de San Pedro Cholula para visitar a Juan Carlos Flores, opositor al proyecto del Gasoducto Morelos.

A lo largo de más de 25 años, la Maldita Vecindad ha enarbolado distintas causas sociales. “Como colectivo, en la Maldita Vecindad siempre hemos caminado de la mano con todos los movimientos sociales y estudiantiles”, relató a las afueras del Cereso.

Además, Aldo Acuña puntualizó que este es un momento “muy importante para acompañar a los compañeros que están presos por razones políticas. Tenemos que llamar la atención, tenemos que hacer ruido, sobre todo en tiempos aciagos, en donde el país atraviesa por una situación difícil, una de ellas es el auge de la represión.

”Creemos que la criminalización de la protesta no lleva a nada, solamente lleva al encono, los estudiantes se enojan cada vez más, sabemos que la violencia no es el camino”, refirió

“La visita es simbólica”, comentó Aldo Acuña. No obstante, hizo hincapié en la persecución hacia aquellos que defienden el territorio, los recursos naturales, sus comunidades y sobre todo aquellos que se oponen a la privatización y el “saqueo  impuesto por la política neoliberal”.

Aldo Acuña relató que en el caso de Juan Carlos Flores es notorio que está detenido por cuestiones políticas contra el gobierno federal.

“En este momento vamos a visitar a Juan Carlos Flores como una manera de acompañamiento, de solidaridad, sobre todo con la gente que está pasando estas circunstancias por la lucha social, por la lucha en la defensa de su territorio, por la defensa de los recursos, por la defensa dentro de todo de la misma legalidad de la cual se hace monopolio el estado”

Además, lamentó como la persecución y política por silenciar movimientos sociales va en aumento en el país. “Son más los detenidos por cargos infundados, son más las detenciones arbitrarias de gente que protesta de forma pacífica”.

 

Foto: F Pérez Corona

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *