Adán Cortés, un estudiante de la UNAM de 21 años, ha protestado por el caso de los 43 estudiantes de Ayotzinapa –que fueron atacados el 26 de septiembre por la policía municipal de Iguala, Guerrero–. Ahora, durante la entrega del premio Nobel de la Paz a Malala Yousafzai, el joven mexicano interrumpió durante unos segundos la ceremonia para mostrar una bandera mexicana manchada de rojo.

“Por favor Malala, no te olvides de México”, dijo Cortés Salas a la joven paquistaní –según el audio del evento–, antes de ser detenido por los servicios de seguridad del acto realizado en Oslo, la capital de Noruega.

El presidente del comité del Nobel, Thorbjorn Jagland, se interpuso entonces. “No, no”, dijo Jagland.

Días antes, luego de que las autoridades mexicanas confirmaran la identificación de los restos de uno de los normalistas (Alexander Mora Venancio, de 19 años), Adán publicó en Facebook: “Sinceramente cuando leí esto lo hice con lágrimas, un joven mexicano de 19 años, su delito ser estudiante y alzar la voz inconforme ante un gobierno corrupto… cuando a la gente por acá le platico sobre esto realmente no pueden creer que soportemos el gobierno que tenemos en México”.

Las autoridades noruegas informaron que el joven permanece bajo custodia; en tanto, las autoridades mexicanas ya le ofrecieron asistencia consular; aunque no revelaron su identidad ni dieron más detalles de su situación.

“Está interesado en la situación política de México y solicitó asilo político el martes”, informó este miércoles 10 de diciembre Oslo John Fredriksen, un portavoz policial.

Según el canal de televisión noruego TV2, después de que el mexicano subiera al escenario, pasaron 11 segundos hasta que alguien le agarró de la mano.

Fue tumbado en el suelo y esposado por varios agentes, varios de civil y otros de uniforme.

“Es algo realmente inusual. No recuerdo haber visto algo como esto”, dijo Øyvind Brigg, periodista de TV2, que ha seguido la entrega de los premios desde 1995.

Adán, quien llegó a Noruega a finales de noviembre, no contaba con invitación para la ceremonia, según la policía de Oslo.

Las autoridades noruegas están aún investigando cómo pudo burlar los controles de seguridad. Dijeron que, como todos los asistentes, fue sometido a registros y pasó por la máquina de rayos-X, por lo que no pudo haber portado ningún arma.

Con información de BBC.

IMG_3009.JPG

IMG_3011.JPG

IMG_3010.JPG

IMG_3012.JPG

IMG_3013.JPG

IMG_3011.JPGn

IMG_2850.JPG

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *