La encíclica del papa Francisco sobre el medio ambiente es un “parte aguas” en la vida de la Iglesia, coincidieron expertos en entrevista con Carmen Aristegui.

“Marca una posición muy importante y sacude a la comunidad internacional sobre el tema del medio ambiente y sus consecuencias del tipo económico, social, cultural”, dijo Bernardo Barranco, director del Centro de Estudios Religiosos de México.

“Rompe con una tradición que está en la Génesis en donde dice ‘creced y multiplicaos y dominad el mundo, sométanlo’. Francisco ahora, con el planteamiento teológico que hace, plantea una verdadera revolución, tanto que se ha sometido a la crítica de la ultraderecha que no está nada contenta con esta encíclica”, agregó el sociólogo de la religión en ‘Aristegui’.

En el mismo sentido, Iván Restrepo, director del Centro de Ecología y Desarrollo, reconoce que la encíclica de Francisco “es un parte aguas porque por primera vez el papado se refiere a temas muy específicos que están afectando al mundo en su totalidad”

En primer término, —explica el especialista— el papa reconoce que el calentamiento global es algo real, un fenómeno innegable y que, si no se toman medidas para frenarlo, se reducirá el agua potable, se dañará la agricultura, habrá nuevas enfermedades, la extinción de algunas plantas y animales. También advierte del peligro del aumentar los niveles de los mares, que podrían terminar inundando algunas de las aguas más importantes.

“Es el llamado más importante que hizo cualquier Iglesia en la historia de la humanidad respecto a los recursos naturales y la forma de utilizarlos”, dijo Restrepo.

En su encíclica, el papa “llama la atención de que todo lo que está ocurriendo es debido no solo a un cambio natural sino que los científicos indican como principal causa a los seres humanos”.

pd

La crítica al sistema económico

El papa Francisco cuestionó es sistema económico mundial en su encíclica y eso “no tiene muy contenta a la ultraderecha”, señaló Barranco, aludiendo a las críticas que recibió el papa de Jeb Bush.

Además, la carta papal fue filtrada días antes de su publicación, lo que “generó un movimiento mediático mayor y mucho más contundente”.

“Es una encíclica bastante directa y clara”, coincidió Restrepo.

En su carta, el papa dice que los países ricos contaminan y tienen una deuda ecológica con los países pobres que no quieren pagar.

“Los países en desarrollo están a la merced de las naciones industrializadas que explotan sus recursos para alimentar su producción y consumo y llama a esta relación una relación estructuralmente perversa”, dice Restrepo sobre la carta papal.

pc

“Francisco rechaza el argumento de que solo a través del crecimiento económico se puede resolver el hambre, la pobreza y se puede recuperar el medio ambiente”.

El especialista explica que el papa llama a esto un “concepto mágico del mercado” y dice que hay que hacer algo muy diferente que tiene que ver con un uso racional de los recursos naturales por parte de las grandes potencias.

Al mismo tiempo, Francisco señala que es una responsabilidad de todos.

“El papa no solo pide que haya presión hacia los líderes políticos, sino que también llama a la necesidad de que haya un sacrificio individual para que el mundo cambie en el sentido ético y ambiental”, concluyó Restrepo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *