Accidente aéreo acaba con sueños del modesto equipo Chapecoense

Redacción
Written by Redacción

Afectado como buena parte de los clubes brasileños de voluminosas deudas, el modesto Chapecoense, cuyo avión con 23 jugadores se estrelló hoy de madrugada en Colombia, comenzó hace una década una transformación que le permitió hacer historia en el futbol del país.

Con una deuda de 1.5 millones de reales en 2005, el club de la ciudad de Chapecó, una urbe de 200 mil habitantes situada en el sur del país, estuvo a punto de cerrar sus puertas, pero fue rescatado por empresarios del ramo agropecuario, saneó sus cuentas y disfrutaba de sus consecutivos hitos deportivos.

El equilibrio de las cuentas del club y el apoyo de los aficionados en esta ciudad del estado de Santa Catarina, próximo a la frontera con Argentina, permitió una recuperación económica y una ascensión fulgurante del ‘Chapeco’ hacia la división de oro del futbol brasileño.

En apenas cinco años el equipo, fundado en mayo de 1973 con la idea de revivir el fútbol en la ciudad de Chapecó, logró subir cuatro divisiones, de la D a la A, y para concluir el campeonato brasileño ocupaba una honrosa novena posición, la mejor de su historia, con 52 puntos en 37 partidos.

Desde 2014, cuando inició su andadura por la serie A, el Chapecoense, que contaba entre sus figuras al centrocampista Cleber Santana, de 35 años y exjugador del español Atlético de Madrid (2007-2010), ya logró batir a grandes equipos con apenas un presupuesto de 40 millones de reales (unos 12 millones de dólares), una décima parte de lo que gastan los grandes en Brasil, según datos de la prensa brasileña.

d1

El fallecimiento de la mayoría de la plantilla en el accidente aéreo en Colombia, justo en momentos en que el ‘Chapecó’ se disponía a disputar el primer título internacional en su historia reciente, en el partido de ida de la Copa Suramericana contra el Atlético Nacional organizado en Medellín (Colombia), pone fin a esa ascensión fulgurante.

“El sueño acabó esta madrugada”, dijo, desolado, el presidente del Consejo Deliberativo del Chapecoense, Plínio David de Nes Filho, quien salvó la vida al no embarcar a última hora en el avión.

“Ayer por la mañana me despedí de ellos, decían que iban a buscar el sueño para hacer ese sueño una realidad. Nosotros, muy emocionados, compartimos mucho con ellos ese sueño”, dijo Des Nes Filho, en referencia a la Copa Sudamericana, a cuya final el ‘Chapeco’ llegó tras batir a equipos como los argentinos Independiente y San Lorenzo.

“Ese grupo de atletas y directivos no era solo un grupo de respeto mutuo profesional, era un grupo familiar, un grupo de amistad donde todo el mundo se reía mucho. Incluso en las derrotas”, dijo el directivo, en entrevista hoy a la televisión brasileña.

Heriberto Araújo

3278795

 

El siniestro del Chapecoense trae a la memoria otras tragedias similares sufridas por equipos de fútbol. En 1949, el avión en el que regresaba el equipo italiano del Torino tras jugar en Lisboa se estrelló en un terraplén junto a la basílica de Superga. Murieron 42 personas, entre ellas casi toda la plantilla. 11 años después, la aeronave que transportaba al Manchester United desde Múnich sufrió un accidente. Ocho jugadores, dos directivos y el técnico murieron. Sobrevivieron siete jugadores, entre ellos la leyenda del United Bobby Charlton.

 

d2

 

La petición 

Después del trágico accidente aéreo que sufrió el Chapecoense cuando viajaba a Medellín para enfrentar al Atlético Nacional en la final de ida de la Copa Sudamericana, el club cafetalero pidió a Conmebol que se le entregue el título al equipo brasileño.

Así lo confirmó el jugador Gilberto “Alcatraz” García. “Nosotros queremos y es nuestra iniciativa que Chapecoense sea nombrado campeón”. Minutos después lo ratificó el argentino Ezequiel Rescaldini para la televisora TyC Sports. “Nuestra idea es que se declare campeón al Chapecoense, es lo mínimo que podemos hacer”.

El Nacional, recién campeón de la Copa Libertadores, buscaba además el doblete sudamericano.

 

d3

 

12

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *