Tristan Harris, ex empleado de Google, reveló que el tiempo que las personas le dedican a consultar sus redes sociales no es tan importante como el número de veces que repiten para checar sus dispositivos móviles.

Durante su participación en La Ciudad de las Ideas, el analista dijo que en el caso de Facebook, en promedio, los usuarios permanecen durante 50 minutos, mismo período que se le dedica a revisar Instagram por día.

“Aun cuando no estés viendo el teléfono, tus pensamientos son afectados por cuándo fue la última vez que checaste tu teléfono. En la mañana cuando despiertas y checas el celular, te acuerdas que tienes que hablarle a alguien, no se trató de una acción que elegiste, sino que lo generó el hecho de ver el teléfono”, explicó.

Comentó que la plataforma Facebook es usada por dos mil millones de personas en el mundo, lo que es una cifra mucho mayor en comparación con el número de seguidores del cristianismo.

Recordó que estas redes forman parte de la economía de la atención, es decir, no fueron creadas con fines maliciosos pero sí tienen como propósito que los usuarios regresen a consultarlas, como en el caso de los niños con Snapchat, “una plataforma que atrae a los niños porque sienten que tienen más amigos y se sienten queridos”.

Al respecto, Harris indicó que su especialidad no le permite enlistar los daños que el uso de dispositivos móviles puede hacer en el desarrollo cognitivo de los menores de 13 años, pero sí reconocer que hay una afectación.

“Lo que sí sé cuáles son las metas de la gente que quiere que los niños estén inmerso en los celulares. Por ejemplo, YouTube, que en muchos lugares funge como una nana para los niños, muestra escenas violentas mezcladas con caricaturas, con ello se instalan pensamientos en los niños, quienes a su edad no saben distinguir si lo que ve es bueno o malo”, citó.

Agregó que lo importante es que los padres y los especialistas tengan una conversación en la que se establezcan los mecanismos para proteger a los niños de información nociva.

Recomendó a los padres no darles a los niños celulares a temprana edad, y hacer una distinción entre la tecnología que está diseñada para atraer la atención, de la tecnología que fue hecha para solo entretener a los niños.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *