Ancho Reyes retoma una tradición ancestral para la elaboración de licor de chile, receta que data de 1920 y que es originaria de Puebla, por lo que la firma se dedicó a replicar la forma de elaborarlo lo que dio a como resultado un licor de notas frescas pero con un toque picante muy mexicano.

“No había un licor que gritara México y que pudiera exportarse a todos lados del mundo, lo que buscamos es que este licor tenga su bandera en la parte de licores, ¿qué es más mexicano que el chile?”, explicó el co fundador de la firma, Moisés Guindi, durante la presentación de la nueva planta de producción en el centro de Puebla.

En la actualidad, explicó, este licor se exporta a 40 países, en América tiene presencia en Canadá, Estados Unidos, Panamá, Colombia y Argentina, en tanto que en Europa tienen casi toda la cobertura, “aunque sea con una botellita pero estamos en los mejores cinco o 10 restaurantes de toda la Unión Europea”.

Además, este licor también se distribuye en Australia, Singapur, Tailandia y Corea, la firma nació entre los meses de septiembre y octubre de 2013, “la gente lo está apreciando mucho, a los bartenders les gusta mucho para la elaboración de sus cocktails”, señaló.

Ancho Reyes nació con el trabajo en alianza con Saúl y su familia, productoras de chile poblano desde tiempos ancestrales, es un licor que nace en México pero que ya marca tendencias en el mundo.

La bebida es única en su estilo, debido a que su ingrediente principal es el chile, y se elabora de manera artesanal y es un esfuerzo tanto de productores como de la empresa para la transmisión uno de los ingredientes emblemáticos del país, el chile.

Además, recientemente la firma inauguró un expendio y una nueva planta de producción en el Estado de Puebla la cual requirió una inversión de entre cuatro y cinco millones de pesos, pero continuarán las inversiones para hacer crecer su capacidad productiva, además, genera beneficios a más de 20 poblanos mediante la generación de empleos.

Estrechan lazos con productores

La firma mantiene una relación comercial con productores de chile ancho y poblano de San Martín Texmelucan a quienes se les compra el insumo a precios justos y se les ofrece financiamiento para el desarrollo de su producción, en 2014 se inició con la compra de menos de una tonelada de chiles y en la actualidad la cifra asciende a las 23 toneladas.

Además, explicó en entrevista, comenzaron a vender alrededor de dos mil cajas y en la actualidad actualmente esperan cerrar el año con la venta de 40 mil cajas; así, al año se producen alrededor de 300 mil botellas, ello, requiere de alrededor de 23 toneladas de chile.

El también director general de Casa Lumbre, Moises Guindi, detalló que Puebla tiene una tradición de hacer licores caseros con ingredientes locales, las maceran mediante alcohol de caña; además, al ser paso entre la Ciudad de México y Veracruz, la dotaba de un importante conocimiento sobre bebidas espirituosas.

Una bebida para agasajar

Casa Lumbre, dedicada al rescate de bebidas ancestrales, detectó que esta bebida se preparaba para agasajar a amigos y familiares de los poblanos y nunca fue comercializado, por lo que se propusieron convertirlo en un licor insignia mexicano.

Así, explicó que Casa Lumbre se enfoca en que México es cuna agrícola de muchos ingredientes para producir alcohol, tal como el agave, el maíz, y en el caso de esta bebida, el chile, “México es cuna de muchos de los ingredientes más increíbles para producir alcohol en el mundo (…) nos hemos dado a la tarea de entender y reconocer el valor que aporta la materia prima agrícola en estas bebidas”.

Lo que se busca la firma es el respeto a los procesos artesanales de las bebidas, en ese sentido ejemplificó el mezcal, así, añadió, “la mejor manera de representar la materia prima es utilizar los métodos ancestrales de producción y eso es lo que hemos hecho en Casa Lumbre para dar vida a esta clase de productos”.

A su vez, aclaró que a la planta llegan los chiles en costales y se cortan a mano con tijeras, ahí se hace una última selección del insumo y se separa el tallo, ya que está en rajas se pasa a tanques de producción en pequeña escala en una maceración y que contienen alcohol de caña.

Una vez que el chile suelta su sabor, se pasa por una especie de prensa en donde se separan los líquidos de los sólidos, mientras que para la preparación de la bebida de chile verde el proceso de cortado es en una máquina para luego ser rostizados, lo que lo provee de notas verdes y herbales, luego se macera y pasa seis meses en este proceso para llegar a la botella.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *