Convencido de que en la literatura no existe la tercera edad, el escritor nicaragüense Sergio Ramírez (1942) aseguró que la experimentación y nuevas formas de lenguaje la enseñan los jóvenes.

El Premio Cervantes de Literatura presento esta noche su Antología personal. 50 años de cuentos 1963-2013 en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL), donde compartió su experiencia como cuentista y escritor.

Acompañado de Eduardo Antonio Parra, el autor nicaragüense, también Premio Internacional Carlos Fuentes a la Creación Literaria en Idioma Español y Caballero de las Artes y de las Letras de Francia, dejó en claro que “un escritor se nutre de lo que hacen los jóvenes, quien afirme que nadie tiene que leer de los jóvenes está completamente equivocado”.

Considerado por Javier Sancho Más como el primer cuentista vivo en el continente latinoamericano, y uno de los mejores en español, heredero de las armas de Cortázar y Monterroso, Ramírez consideró que en la actualidad un escritor joven no se presentará a una editorial con un libro de cuentos, sino con una novela.

Recordó que en sus tiempos de adolescente tuvo la fortuna de encontrarse con un amigo, quien le prestó un par de textos de diversos autores que más tarde lo llevaron a su formación, entre ellos Anton Chejov y Ernest Hemingway, “todos los que valiera la pena leer para formarse.

“Cuando uno se forma como cuentista, no es lo mismo leer para formarse como novelista, aunque, claro, en todo hay una técnica, pero en el cuento la forma es muy importante, porque uno tiene que aprender que a un cuento lo define el tamaño.

”Puede tener de 12 a 20 páginas y puede contar solo una historia, porque darle solución a varias eso es imposible, y por tanto debe de tener pocos personajes, porque a todos ellos hay que darles una salida. Es como en el teatro, si un personaje aparece no sabes si se murió o enfermó, cuándo desapareció, etcétera; se le debe explicar el lector que pasó, no se puede abandonar a su suerte porque sería falta de pericia al escribir”, explicó.

El libro

Un nuevo Humboldt y un atribulado meteorólogo se debaten entre su campo de estudio y el discurso oficial. Atletas en ascenso o decadencia ven su tropiezo en la cancha, el diamante o el ring convertidos en demencia, asedio o prisión política, son temas de sus cuentos contenidos en el libro presentado.

Lo mismo que espectadores obsesivos que interrogan retratos y fotogramas en busca de claves para su propia existencia, o jóvenes presas de los ídolos, de la amistad traicionada, de la soledad que imponen los exilios y caen en las trampas de su propia obsesión.

En suma, los personajes de esta veintena de relatos cargan, todos, con aplomo o con desmayo, con humor, ironía o melodrama, el peso de una historia que es a la vez la de América Latina y la de la humanidad entera.

La prosa fina y el dominio narrativo de Sergio Ramírez se muestran en pleno en esta antología, que representa lo mejor de su labor cuentista y, a la vez, una sucinta autobiografía intelectual de su autor, de acuerdo con información del libro.

Por Manuel Bello Hernández

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *