Denuncian violaciones de la minera Almaden

Habitantes y organizaciones de derechos humanos del estado de Puebla comenzaron a denunciar en ciudades de Canadá, los daños ambientales y la violación a derechos humanos que ocasiona el proyecto de exploración de oro y plata de la minera Almaden, en la región de Ixtacamaxtitlán.

El grupo de pobladores se reunirá en Ottawa, Vancouver y Kamloops con funcionarios, legisladores, sindicalistas y defensores de derechos humanos para intentar frenar las operaciones de la minera.

De acuerdo con los inconformes, la minera canadiense “ha mentido” a sus inversionistas y a las autoridades mexicanas, según explicaron a Notimex integrantes de la asociación que los acompaña.

La organización civil Proyecto sobre Organización, Desarrollo, Educación e Investigación (PODER) informó que la comisión está conformada por seis personas.

Entre ellas se encuentran Ignacia Serrano, Alejandro Marreros, Francisca Zamora e Ignacio Carmona (originarinarios de Ixtacamaxtitlán), así como Benjamin Cokelet, director de la organización civil y Eugenia López, directora de Vinculación Estratégica.

Daños al medio ambiente


El grupo aseguró que Almaden Minerals afecta el ambiente y el agua potable, ya que perforó 236 barrenos de prueba más de los autorizados por las leyes mexicanas y perforó el acuífero local, poniendo en peligro el acceso de la comunidad al agua potable y amenazando su seguridad alimentaria.

Asimismo, destacan que la minera engañó a los inversionistas pues les dijo que el lugar donde se piensa establecer la mina está deshabitado cuando en realidad viven allí 20 mil personas.

Además, Almaden no informó que enfrenta “varios procedimientos jurídicos en marcha contra el proyecto, incluido un juicio de nulidad que busca cancelar el permiso de exploración en el área que posee la empresa por haber violado las regulaciones ambientales mexicanas”.

“Se busca hacer presión en Canadá”

Rosario Taracena, integrante de PODER, señaló que el grupo realizará una conferencia de prensa en el Parlamento Federal de Ottawa, se reunirá con la máxima asociación sindical (Canadian Labour Congress) y con el vicepresidente del Comité de Derechos Humanos en la Cámara de los Comunes.

También tiene previsto realizar un plantón en la sede de la minera en Vancouver, Columbia Británica.

“Se busca hacer presión en Canadá para hacer que las mineras sean más responsables en el país que operan, pues éste no es un caso aislado, la situación se repite en otros países de América Latina”, agregó Taracena.

Denunciarán que Almaden “contrató a Knight Piésold Engineering para redactar su declaración de impacto ambiental, a pesar de que se trata de la misma compañía que trabajó para la presa de relaves canadiense Mount Polley”.

Señalarán que esa compañía estuvo “involucrada en el desastre ambiental de 2014 en Columbia Británica, cuando se derramaron ocho millones de metros cúbicos de residuos tóxicos al lago Polley, al arroyo Hazeltine y al lago Quesnel”.

Además, aseguran que Almaden planea construir una presa de residuos de relaves en tierras que la comunidad indígena utiliza actualmente para la agricultura.

Demandarán que el gobierno mexicano suspenda el proyecto Ixtacamaxtitlán, que Almaden informe a sus inversionistas que el proyecto implica “grandes riesgos económicos y legales”, y que el gobierno canadiense garantice que esta y otras mineras canadienses respeten los derechos humanos en sus operaciones.

La justificación

En su sitio oficial en internet, Almaden asegura que en la región de Ixtacamaxtitlán se están “construyendo relaciones a largo plazo en las comunidades cercanas al proyecto Ixtaca”.

También que a pesar de que sólo se está en etapa de exploración “en nombre de los accionistas, invertimos en capacitación y proyectos de salud y bienestar social”.

En abril del año pasado, 180 organizaciones ambientalistas y sociales de 16 países entregaron una carta al primer ministro Justin Trudeau para exigir reformas para regular la acción de las empresas mineras de Canadá involucradas en violaciones a los derechos humanos y en América Latina.

La misiva se refiere al estudio titulado “El impacto de la minería canadiense en América Latina y la responsabilidad de Canadá”, que fue entregado a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), la Misión de Canadá ante la OEA, la cancillería canadiense y las embajadas del país en los 22 proyectos mineros examinados por una coalición de organismos sociales, ambientales y académicos.

Las organizaciones firmantes consideran vital que las mineras y el gobierno canadiense respeten el derecho de los pueblos indígenas a la autodeterminación y al consentimiento previo, libre e informado, antes de realizar cualquier actividad minera en sus territorios.

La invasión

En México cerca de 200 empresas mineras canadienses tienen proyectos de exploración y extracción, dijo Carlos Espinosa, presidente de la minera canadiense Monarca Minerals y quien trabajó para Toronto Stock Exchange TSX como director de desarrollo de negocios del sector minero a nivel global.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *