El mexicano Guillermo del Toro, quien se impuso hoy como mejor director por La forma del agua en la entrega de los Globos de Oro, resaltó su fidelidad a sus monstruos al recibir el galardón en el hotel de Beverly Hills donde se realiza la ceremonia.

“Desde mi adolescencia le he sido fiel a mis monstruos. He sido salvado y absuelto por ellos. Los monstruos son los santos patronos de nuestras imperfecciones”, dijo el cineasta mexicano en su discurso de aceptación.

“Me tomó 25 años”, dijo Del Toro, cuando fue interrumpido por los organizadores, a quienes pidió un minuto más, para añadir que su lucha ha sido por defender sus historias y su carrera en el cine.

Con La forma del agua, Del Toro derrotó a Martin McDonagh con Three Billboards, Christopher Nolan con Dunkirk, Ridley Scott con All the Money In the World, y Steven Spielberg con The Post.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *