Lo que parecía un asalto en un local de la plaza comercial Reforma 222, en la Delegación Cuauhtémoc, resultó una disputa legal entre una pareja por la custodia de su hija, provocando una intensa movilización policíaca en la zona.

No era la primera vez que la empleada de la tienda Nine West enfrentaba a su pareja, y este día no sería la excepción, sin embargo, desconocía que el padre de su hija sería capaz de atacarla al grado de quitarla de su camino con tal de lograr su objetivo.

Las agresiones comenzaron desde la mañana, señala uno de los compañeros de la afectada; la ex pareja lanzó sus tradicionales amenazas para amedrentarla y quedarse con la custodia de su hija, pero  las ignoró como en anteriores ocasiones.

Su día laboral en la tienda transcurría de manera normal; sin embargo, a las 15:18 horas la ex pareja se presentó en el local, y una vez que ubicara a la empleada, se dirigió hacia ella quien sin más comenzó a dispararle.

Los  trabajadores no salían de su asombro ante la repentina agresión que sufrió su compañera, quien inmediatamente se desplomó atrás del mostrador con una herida en el abdomen y otra en la pierna.

Todavía no recuperaban el aliento ni el asombro cuando acto seguido el agresor se disparó en la cabeza y cayó de bruces a un lado de su ex pareja sentimental.

La psicosis no solo imperó en el local Nine West, sino también a los que estaban en el centro comercial, quienes al momento de escuchar las detonaciones, se resguardaron en los locales aledaños, baños y debajo de las mesas.

Ante las detonaciones, los empleados y clientes entraron en pavor e inmediatamente los cuerpos policíacos se dieron cita en la zona para despejar la zona, aplicar los protocolos de seguridad y enviar a los dos heridos a un hospital para su inmediata atención.

El mensaje 

Mientras tanto,  la pareja era trasladada al nosocomio más cercano, los policías inspeccionaron la zona donde encontraron no solo el arma que usó el agresor para tratar de asesinar a la mujer, sino también un pedazo de papel en el que escribió a lápiz: “No vas tu a destruir mi vida y despues como si nada. Por puta te paso esto”.

Pese a su intento fallido de asesinar y suicidarse, el agresor aún permanece con vida y las siguientes horas serán vitales para determinar la recuperación del hombre, dado que se desconoce la gravedad de sus heridas.

La Procuraduría General de Justicia inició una carpeta de investigación por el delito de tentativa de homicidio, y de manera paralela, revisarán las cámaras del lugar para continuar con las indagaciones.

 

Fallece la víctima

Seis horas después del atentado, las autoridades ministeriales de la Ciudad de México confirmaron el deceso de la víctima, que pese a los intentos de los médicos, su cuerpo no resistió el daño causado por su agresor.

La víctima, de 28 años,  fue atendida en el Hospital de Cos ubicado en la Colonia Roma, mientras que el agresor  fue enviado al Hospital Rubén Leñero, y que sigue custodiado por elementos de la Secretaría de Seguridad Pública.

De acuerdo a las autoridades, el agresor  ya contaba con antecedentes penales por robo agravado y en 2015 ingresó a un penal por robo en pandilla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *