El senador Jesús Casillas presentó una iniciativa de reforma para incluir los actos ilícitos contra el transporte ferroviario y las vías federales de comunicación en la Ley de Seguridad Nacional.

De esa manera, ambas conductas quedarían tipificadas como amenazas a la seguridad nacional, junto con otros ilícitos como el terrorismo y los actos contra la navegación marítima y la seguridad de la aviación.

“Resulta pertinente tanto jurídicamente como para el desarrollo del País, considerar los actos ilícitos en contra del transporte ferroviario o cualquier vía general de comunicación como amenazas a la seguridad nacional”, se lee en la propuesta.

La iniciativa propone modificar la Ley de Vías Generales de Comunicación para aumentar las penas a quienes dañen, perjudiquen o destruyan las vías generales de comunicación o medios de transporte, o bien, interrumpan o deterioren los servicios que operan en ellos.

De aprobarse la propuesta, la pena por este delito sería de 2 a 9 años de prisión y multa de 200 a mil unidades de medida y actualización.

Con el objetivo de combatir la obstaculización de vías férreas, el senador además plantea imponer penas de 3 meses a 1 año de prisión a quien indebidamente, y sin el propósito de interrumpir o perjudicar las vías de comunicación, arroje en ellas cualquier obstáculo.

En todos los casos, cuando el objeto del delito sean vías, sus partes o equipo ferroviario, así como los bienes, valores o mercancías que se transporten por ese medio, la pena se aumentará hasta en la mitad.

“Se propone la elevación de la pena de manera proporcional, respecto del tipo penal con el bien jurídico tutelado protegido, para que con ello se cumpla el objetivo de tener una protección adecuada de nuestra ciudadanía y la economía nacional”, agrega la propuesta.

La alerta

Al presentar la iniciativa ante el Pleno de la Comisión Permanente, Casillas alertó que en los últimos años se ha multiplicado un fenómeno delictivo que genera una gran pérdida al Estado mexicano y en particular a la Iniciativa Privada, que es el robo a trenes.

“Hay un sustantivo, qué digo sustantivo, estamos hablando del exponencial incremento de estos delitos que se cometen en prácticamente todos los días y que requieren la atención de este Poder Legislativo”, expuso.

“Cuando se descarrila un tren no solamente es en menoscabo al patrimonio del transportista y de Ferromex, estamos hablando del peligro que representa descarrilar un tren para robarlo cuando se transportan materiales peligrosos, por eso se hace necesario la intervención”.

La iniciativa, similar a otra que se ha impulsado en la Cámara de Diputados, fue turnada para su análisis a las comisiones de Seguridad Pública y Estudios Legislativos Segunda de la Cámara de Senadores. (Con información de Reforma)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *