A nueve meses del sismo del 19 de septiembre, asociaciones civiles y la Universidad Iberoamericana Puebla, a través de la red Juntos 19-S, presentaron el proyecto de Reconstrucción de Puebla tras los sismos de septiembre 2017, el cual será financiado por la Agencia Vasca y Ayuda en Acción México.

Ahí, Francisco Valverde Díaz de León, director general del Medio universitario señaló que estos trabajos conjuntos a favor de las comunidades afectadas, tienen como objetivo llevar a estas zonas al buen vivir, es decir, reconvertir la calidad de vida de estas poblaciones que tuvieron severos daños y en donde a la fecha el gobierno federal y estatal no ha hecho nada.

“Contribuir al fortalecimiento de las capacidades en las comunidades para impulsar procesos de desarrollo resilientes y sustentables, que plantea los procesos de reconstrucción como un ejercicio de derechos y empoderamiento” comentó el Director del Medio Universitario de la Ibero Puebla.

Lo anterior se traduce en el desarrollo de una serie de actividades, tales como la conformación de brigadas, la realización de actividades entorno a formar espacios amigables para los niños y niñas de estas comunidades afectadas, así como la atención y contención con escuelas afectadas, además de recorridos para identificar daños; sin dejar de lado el diálogo y la conformación de comités.

“Este proyecto tiene tres líneas claras de acción, la reconstrucción del tejido social enfocado en los procesos de reconstrucción de viviendas, escuelas, casas de salud, así como iglesias haciendo de esto buenas prácticas constructivas; el impulso de la contraloría ciudadana para que los pobladores hagan valer y defender sus derechos; y atender a quienes no están siendo atendidos” recalcó Francisco Valverde.

Por su parte, José Alberto Flores Hernández, de San Antonio Alpanocán, Tochimilco, señaló que esta comunidad indígena de aproximadamente 3 mil personas, tuvo un daño severo (85% de las construcciones tuvo afectaciones).

“Yo estuve en el centro de mando de la comunidad, a partir del tercer día del desastre. Hubo muchos agrietamientos no solo en Alpanocán, sino también en diversas comunidades que conforman el municipio de Tochimilco. Actualmente se está realizando un estudio geológico para buscar las formas de concientizar a la población afectada y encontrar factores de riesgo como la contaminación en el agua” resaltó Alberto Flores.

El representante de Ayuda en Acción, Marco Antonio Castillo Ríos, evidenció la ineficiencia y abandono del gobierno federal y estatal hacia las comunidades y pobladores que resultaron gravemente afectados tras el desastre natural del pasado 19 de septiembre.

“Los desastres naturales no es sólo un tema de sismos o huracanes, sino una combinación que se da con la pobreza y marginación que tenemos (estructura del país) y las lógicas de desarrollo que se han construido en los últimos 50 años. Entre 2004 y 2015, México ha tenido pérdidas por casi 3 mil millones de pesos anuales por esta circunstancia” enfatizó Marco Castillo.

Por nuevas formas

Ante este panorama, Marco Castillo añadió que la Red plantea un proceso de recuperación como un proceso de repensar el desarrollo (el buen vivir); “no podemos volver a hacer lo que ya se hizo con las mismas condiciones y características. Tenemos que plantearnos nuevas formas de recuperación”.

Por lo anterior, anunció que la Agencia Vasca ha donado 249 mil euros provenientes de fondos públicos del gobierno vasco, con los cuales se tiene el compromiso de trabajar de manera conjunta durante cuatro años para el fortalecimiento del tejido social a través de capacitaciones, planes de respuesta que las comunidades incorporarán en sus procesos; así como el reforzamiento de 50 viviendas con tecnología que se ha desarrollado a través del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

Además de 25 iniciativas empresariales con enfoque de economía solidaria, reconstrucción de siete empresas con otros impactos, así como de escuelas, parques, centros comunitarios en siete comunidades; “dentro de este trabajo conjunto, hemos lanzado una iniciativa para fortalecer las capacidades de las comunidades a través de la contraloría ciudadana: diálogo permanente con el gobierno para hacer valer los derechos de las personas”, finalizó Marco Castillo.

Un ejercicio transparente

Por su parte, Arturo Villaseñor García, de Iniciativa Ciudadana Puebla, comentó que el desarrollar una contraloría ciudadana en las comunidades tiene una finalidad muy clara, la cual es poder hacer un ejercicio de transparencia y rendición de cuentas hacia las autoridades.

“El sismo movió la ayuda no solo nacional sino también internacional. Buscamos el beneficio de las comunidades vulnerables, lo cual queremos hacer a través de este ejercicio de contraloría ciudadana en las zonas afectadas, pues en estas campañas electorales nadie se ha fijado en los severos problemas que siguen sin atenderse en estos 112 municipios afectados, pues sólo se han concentrado en las descalificaciones personales” precisó Arturo Villaseñor.

El representante de Iniciativa Ciudadana Puebla subrayó que dentro de estos 112 municipios afectados existen 1,439 comunidades con daños, en donde fallecieron 45 personas y más de seis mil resultaron damnificadas. Son 30,022 viviendas dañadas (21,256 con pérdida parcial. 5,416 con pérdida total, y 3,350 viviendas no fueron reconocidas de forma oficial). “Según reportes del Gobierno Federal y Estatal, se han invertido más de 3 millones de pesos, de los cuales se han entregado 21,256 tarjetas para viviendas con daño parcial”.

Finalmente, los representantes de la Red Juntos 19-S dejaron en claro que el objetivo central de este proyecto de acción humanitaria reside en consolidar el proceso de construcción a través del trabajo humanitario, los municipios en donde se trabajará son: Chietla, Cohetzala, Huaquechula, Huehuetlán el Chico, Tehuitzingo, Tlapanalá y Tochimilco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *