Un futbolista de Gabón confesó que su mamá fue sacrificada por su padre para “ayudarle” a despegar en su carrera profesional.

Durante un encuentro con una comunidad evangélica, de la cual ya forma parte, Shiva N’Zigou hizo una de las confesiones más dramáticas que se haya escuchado en el balompié mundial.

“Mi madre está muerta y quiero confesar que fue sacrificada. Firmé muchos contratos y mi padre quería todo el dinero para él. Me dijo que iba a matar a mi madre, yo me negué, pero lo hizo igual con el fin de que su espíritu me ayudara a mejorar en mi carrera futbolística”, detalló.

La noticia todavía no era digerida por los presentes, cuando el deportista de 34 años de edad agregó más detalles alarmantes: sostuvo relaciones sexuales con su hermana y su tía, así como encuentros homosexuales.

N’Zigou tenía más. Reconoció que mintió sobre su edad y que en su acta de nacimiento aparecía con cinco años menos de su edad real, lo que lo llevó a perder el récord del jugador más joven en la Copa África con sus “16 años”, que en realidad eran 21.

A detalle

La información fue recabada por el diario Mundo Deportivo, de España.

El futbolista jugó en Francia en varios equipos, entre ellos el Nantes. También fue seleccionado por su país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *