Al cumplir un año del sismo del 19 de septiembre del 2017, que afectó a 112 municipios de Puebla, la reconstrucción avanza en viviendas, hospitales, templos y escuelas, en un trabajo coordinado entre autoridades federales, estatales e iniciativa privada, señaló Eugenio Mora Salgado, comisionado Estatal para la Reconstrucción.

El funcionario estatal manifestó que en materia educativa fueron afectadas mil 614 escuelas, de las cuales ya tienen terminadas 500; asimismo, 535 están en proceso y el resto se encuentra con un expediente elaborado solicitando recursos al Inifed de Escuelas al 100 para poder ser rehabilitadas.

Agregó que esas escuelas pendientes tienen daños menores, pero eso no implica que la población estudiantil no tenga dónde tomar clases.

Eugenio Mora expuso que en la actualidad la matrícula se encuentra en un 100 por ciento tomando clases, ya que están rehabilitadas las escuelas o tienen daños menores que no ponen en riesgo a la población, o en su caso, en las aulas móviles de las que la administración estatal adquirió 479.

“Con ayuda de Unicef, que aportó carpas, se cubrió en un 100 por ciento la demanda, en el tema educativo se tiene más de un 85 por ciento de avance en sus procesos”, expuso.

Resaltó que de manera adicional llevaron a cabo un apoyo complementario de la Reforma Educativa para atender a 658 planteles.

El funcionario estatal manifestó que a la fecha el estado está cubierto y sin problema por falta de atención a los alumnos, además que tienen previsto que en meses tengan rehabilitadas al 100 por ciento, las escuelas que se encuentran en proceso.

“Si nos llegan los recursos para atender las escuelas pendientes con daños menores, si nos llegan en este mes tendríamos la posibilidad de terminar algunas, pero si estos recursos están hasta fin de año, se dejaría perfectamente los proyectos y expedientes para la siguiente administración”, indicó, al recordar que la administración actual concluye el próximo 14 de diciembre.

La reconstrucción

El comisionado para la Reconstrucción en Puebla ejemplificó que el Centro Escolar Presidente Lázaro Cárdenas, en Izúcar de Matamoros, fue de las instituciones educativas púbicas más afectadas, la cual tuvo que ser demolida en un 100 por ciento y se volvió a edificar totalmente.

Refirió que alberga a unos dos mil 500 alumnos, y la instrucción en su momento fue que se atendiera de manera inmediata y se construyera en el menor tiempo posible.

“Se construyó en unos 100 días todo el inmueble, de ahí, que fue un tiempo récord por parte de los trabajadores del Comité Administrador Poblano para la Construcción de Espacios Educativos (Capcee), responsables de la ejecución, en donde la prioridad es que los alumnos pudieran tomar clases”, expuso.

Los daños

En materia de salud fueron afectados 96 inmuebles en el estado, 14 hospitales y el resto centros de salud, asimismo tres se encuentran en proceso de obra al presentar daños totales y los demás ya están rehabilitados en un 100 por ciento.

Respecto al tema de vivienda, se registraron 32 mil 565 viviendas con daños, originalmente se había censado unas 27 mil viviendas por parte de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu).

“Posteriormente surgieron tres mil 500 viviendas que quedaron fuera del censo, y otras mil 377 que fueron daño total y que quedaron también fuera del censo”, expresó.

Detalló que fueron siete mil 142 con daño total y 25 mil 420 con daños parciales, a la fecha para poder atender el tema de vivienda es en dos modalidades, una que es autoconstrucción en donde los beneficiarios recibieron una tarjeta con 90 mil pesos federales y 30 mil estatales en donde los beneficiarios hicieron sus trabajos de reconstrucción. La otra fue a través del establecimiento de Agencias Promotoras de Viviendas (APVs) que son empresas certificadas por Hipotecaria Nacional.

“Tenemos un avance en la cuestión de vivienda de un poco más de un 50 por ciento terminadas APVs, y de auto construcción un 30 por ciento ya se encuentran terminadas, en donde llevan a cabo una verificación de todas las viviendas con daño total cuántas están concluidas en un 100 por ciento de autoconstrucción”, manifestó.

Mora Salgado mencionó que en aquellas que quedaron fuera del censo el gobierno del estado apoyó a dos mil 500 familias con paquetes de materiales y Sedatu apoyó unas mil con ello quedó cubierto en un 100 por ciento los afectados, el resto quedó apoyado por el Fideicomiso Fuerza México, así como una aportación de la Fundación Jenkins y Empresarios por Puebla.

“Aquí se están construyendo viviendas de tres recamaras, además de que todas las viviendas tienen loza de concreto, y todo esto es por la coordinación entre federación, estado y fundaciones con lo cual se potencializa los recursos”, acotó.


Inmuebles históricos

El sismo del 19 de septiembre también ocasionó daños a templos religiosos, en donde registraron 620 inmuebles y el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) es el responsable que lleva el control y seguimiento de todas esas obras, acotó.

Añadió que ya están conciliados con aseguradora 547 inmuebles, de los cuales a la fecha tiene terminados 114 y hay 273 que están en proceso de atención.

“Son 393 de templos que ya están atendidos o en proceso de atención, el resto están elaborando proyectos y terminando sus conciliaciones y en las próximas semanas se tendrá la conciliación final de los 620, así como concluidos los proyectos pendientes para iniciar su atención”, indicó.

Es un proceso largo en donde será de uno hasta tres años o más la rehabilitación de los inmuebles al ser históricos u catalogados por el INAH, en donde no se puede llegar a demoler y construir otro, de ahí, que son trabajos de restauración, refirió.

Agregó que en la entidad poblana no hubo problemas de cierre de carreteras o caminos, ya que hubo respuesta inmediata, en donde se registraron derrumbes con el apoyo de los alcaldes y de la Secretaría de Infraestructura del gobierno del estado enviaron la maquinaria y nunca hubo alguna comunidad incomunicada.

Los testimonios

Por su parte, María Eugenia Flores, alumna del tercer año de bachillerato del Centro Escolar Presidente Lázaro Cárdenas tras leer un documento en donde expresó su sentir de lo sucedido el 19 septiembre en la Mixteca de Puebla y que hoy sabe la importancia de los simulacros.

“El día que ocurrió el temblor estábamos en el aula y de pronto se cimbró el edificio y empezaron a tener miedo, en la puerta una compañera se quedó paralizada y no podíamos salir, había mucho polvo y todos logramos salir al pasillo y bajar las escaleras las cuales se estaban cuarteando”, dijo.

“Todos estábamos confundidos, los profesores no mandaron a casa y todo afuera era un caos en donde muchos padres de familia estaban llegando para ver a sus hijos, en donde muchos lloraban, y con desesperación”, manifestó.

Flores refirió que horas antes del sismo habían llevado a cabo el simulacro, pero no lo tomaron tan en serio, ya que tardaron en bajar, de ahí, que fue una lección de acatar las indicaciones, al mismo tiempo de resaltar que ahora sí toman en serio estos y tratan de prevenir ante las consecuencias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *