Al enfrentar a huachicoleros el 3 de mayo del año pasado en la comunidad de Palmarito, Puebla, elementos del Ejército ejecutaron arbitrariamente a dos personas, concluyó la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH).

Una semana después del enfrentamiento en el que murieron seis civiles y cuatro militares, se difundió un video en el que se observaba a un militar disparar a la cabeza de un civil que ya estaba en el suelo.

Sin embargo, ahora, al emitir la recomendación por violaciones graves 12VG/2018, la CNDH reveló que aquella noche ocurrieron dos ejecuciones similares.

La primera estaría atribuida a un elemento plenamente identificado del 17 Batallón de Policía Militar, mientras que el segundo elemento del Ejército no pudo ser identificado por la CNDH.

Al informar sobre los resultados de su indagatoria, la CNDH reprochó que la Procuraduría General de la República (PGR) se negó a entregarle copias de la carpeta de investigación por estos hechos, lo que consideró una obstrucción al acceso a la justicia de las víctimas.

Las observaciones

Siembra de armas en los cadáveres de dos personas, detenciones arbitrarias de dos infantes, además de trato cruel contra 12 personas, incluidos tres menores de edad, son otras violaciones graves que cometieron militares y elementos de la Secretaría de Seguridad Pública de Puebla.

En tanto, Petróleos Mexicanos, la PGR y hasta el Tribunal Superior de Justicia de Puebla cometieron violaciones a la legalidad, a la verdad, a la seguridad jurídica y a la debida procuración de justicia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *