Tras defender el glamour y el romanticismo que desprende el periodismo, la mexicana Alma Guillermoprieto, galardonada con el Premio Princesa de Asturias de Comunicación y Humanidades, afirmó que el futuro de esta profesión no está en riesgo.

“Estoy convencida ahora de que no, porque somos indispensables para que funcione una sociedad moderna. Las nuevas tecnologías transformarán el periodismo, pero toda sociedad moderna necesita información puntual, confiable, veraz para funcionar”, sostuvo en entrevista.

A unos días de recibir el premio en el emblemático Teatro Campoamor de Oviedo, norte español, la mexicana hizo hincapié en “el glamour que todavía desprende nuestro oficio, el romanticismo que desprende”.

“Yo no noto la pérdida del romanticismo, pero cuando uno sienta que ya no le ilusiona este oficio es hora de pensar en irse a otro, cuando ya no le provoque ilusión, cuando le pesa tener que hablar con alguien”, expuso.

No obstante, “mientras estemos atentos y alegres y con esa sensación del privilegio que es andar con un cuaderno por el mundo haciendo preguntas impertinentes, hay que seguir”.

La galardonada puntualizó que si le llamó la atención el periodismo en algún momento, “es porque venía con esta idea de una vida heróica, de una vida en la que uno ve lo que nadie más puede ver o tiene las aventuras que nadie más ha tenido”.

Sin embargo, añadió: “yo tengo la impresión de que para los jóvenes, sigue existiendo esa visión del periodismo como una aventura glamorosa”.

La periodista de investigación advirtió que más allá de esto “no podemos caer en el eterno peligro de querer que las generaciones nuevas sean como nosotros y que tengan los mismos valores que tenemos nosotros y que todo tiempo pasado fue mejor”.

Insistió, “tenemos que cuidarnos muchísimo de eso, justamente porque estamos en un periodo de cambio rapidísimo y radical”.

“Quizás los jóvenes no lean todas las novelas que leímos nosotras, quizá no tengan un interés por el arte del siglo XVIII o por la historia de la segunda guerra mundial o ni se enteren ni siquiera que en Nicaragua hubo una revolución en el 79 que nos emocionó a muchos”, manifestó.

Apuntó que “tampoco nosotros estamos al tanto de las cosas que les interesan a ellos, les interesa alimentarse sanamente, esas cosas que nos parecen un poco narcisistas, pero al mismo tiempo les interesan cosas que a mí me parecen muy importantes”.

Se refirió al hecho de pensar si los animales tienen los mismos derechos que los humanos, lo cual ha sido un cambio radical para bien o a que a las mujeres jóvenes les interese que los hombres no las traten como si fueran de segunda categoría.

“Les interesa también muchísimo por alguna razón que no tengo clara, los derechos de los indígenas”, acotó.

Por tanto, cada generación tiene sus preocupaciones, al mismo tiempo tienen esa necesidad de estar permanentemente actualizándose en lo que ellos saben que es el futuro, el mundo virtual, el mundo de la tecnología.

Premio Princesa de Asturias

Guillermoprieto recibirá el próximo viernes el Premio Princesa de Asturias de Comunicación y Humanidades 2018 por su larga trayectoria profesional y su profundo conocimiento de la compleja realidad de Iberoamérica.

La periodista ha sabido transmitir esta realidad con enorme coraje también en el ámbito de la comunicación anglosajona, tendiendo, de este modo, puentes en todo el continente americano.

El jurado encargado de la concesión del premio resaltó que con una escritura clara, rotunda y comprometida, Guillermoprieto representa los mejores valores del periodismo en la sociedad contemporánea.

Siendo mexicana, la periodista refrendó la sensibilidad que tiene por su nacionalidad para hacer su trabajo.

“Cómo voy a ser yo otra cosa que mexicana y cómo siendo mexicana no se va a reflejar eso en toda mi sensibilidad, es inevitable, es más, no soy consciente de cómo se refleja como no soy consciente de mi propia piel”, aseguró.

“Eso es lo que soy, como de la misma manera Alfonso Cuarón es un director mexicano haciendo obras maestras como lo es Roma, una película netamente mexicana en todos sus aspectos y haciendo una película internacional como Gravity, que sin embargo, en formas que no sabemos, refleja quien es Cuarón y Cuarón es mexicano”, concluyó.

Por Adela Mac Swiney González

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *