Se cumplen 80 años de la transmisión radiofónica que aterrorizó a los estadunidenses

Eran las 20:00 horas del 30 de octubre de 1938, cuando el actor, director y guionista Orson Welles inició la transmisión radiofónica de “La guerra de los mundos”, novela de ciencia ficción que narraba la invasión de otro planeta.

El programa que se transmitió por la CBS aterrorizó a la población estadunidense, porque aun cuando al inicio y durante la narración se avisó que era una recreación, pocos escucharon la advertencia y se sembró el pánico por la supuesta invasión extraterrestre.

Este 30 de octubre se cumplen 80 años de este episodio, que se considera como pionera de “falsa noticia” (fake news). El escenario era el Estudio Uno de la Columbia Broadcasting y Welles dramatizaba la obra junto a la compañía teatral Mercury. Se estimó que al menos 12 millones de personas escucharon el programa.

Se trataba de una transmisión con una importante producción radiofónica, y el también productor de cine era sólo una de las 23 voces participantes en la puesta en escena, acompañada de efectos de sonido espectaculares, entre rayos láser, zumbidos y hasta de una nave marciana.

En uno de los primeros fragmentos de la narración de “La guerra de los mundos”, una voz anunciaba: “Señoras y señores, continuando con las noticias ofrecidas a ustedes hace unos instantes en nuestro último boletín, les informamos que el Departamento Meteorológico del Gobierno ha solicitado, a los más importantes observatorios de la nación, que mantengan su vigilancia sobre cualquier otra perturbación que pudiera ocurrir en el planeta Marte”.

En la trama, se daba a conocer que el profesor Farrell, del Observatorio de Mount Jennings de Chicago, Illinois, comunicaba que observaron en el planeta Marte “algunas explosiones de gas incandescente, que se suceden a intervalos regulares”.

De acuerdo al guion, un reportero, Carl Phillips, era enviado al Observatorio de la localidad de Princeton en Nueva Jersey, para entrevistar al famoso astrónomo y profesor Pierson con relación a las recientes explosiones producidas en el planeta Marte.

Al hacer los enlaces, el reportero informaba que se encontraba en una gran sala semicircular totalmente oscura, y que se encontraba junto con el científico, justo sobre una alta plataforma, mirando a través de la lente gigante.

El relato

“Les ruego, señoras y señores oyentes, que tengan un poco de paciencia por las posibles interrupciones que pueda haber durante la entrevista. El profesor Pierson no puede dejar de atender su trabajo, ya que está en situación de alerta permanente, dada la importancia de los acontecimientos. Él está muy atento a cualquier comunicación que pudieran recibir en cualquier momento, pues tiene líneas abiertas con destacados centros astronómicos de todo el mundo”.

Entre ruidos y murmullos de la multitud con sirenas de la policía de fondo, el programa continuaba informando que el reportero Phillips se trasladaba a otros observatorios, donde también monitoreaba el comportamiento del planeta Marte.

“Nos llega una última hora, relataba uno de los locutores, que desde un lugar muy próximo a nosotros, Trenton, Nueva Jersey, a las 8:50 horas de la tarde, un enorme objeto ardiente, que se supone pueda ser un meteorito, ha caído en una granja de las cercanías de Grovers Mill, Nueva Jersey, a 22 kilómetros de Trenton”.

De acuerdo con la narración, el reportero se trasladaba al lugar de los hechos y reportaba que apreciaba un terreno cubierto por trozos de árbol con los que se había impactado, con una fuerza impresionante, un gran objeto.

Lo que yo puedo ver, afirmaba Carl Phillips, es un objeto que no tienen parecido alguno con un meteorito. Más bien se parece a un enorme cilindro… de unos 30 metros.

Mientras seguía la transmisión, los locutores agregaban: “De las observaciones de tipo científico, así como de nuestros propios datos recabados, no hay duda alguna, aunque esto pueda parecer inverosímil, que los extraños seres que han ocupado esta noche, los campos y poblaciones de Jersey, son la vanguardia de un ejército invasor alienígena procedente del planeta Marte”.

A detalle

Orson Welles, considerado uno de los grandes genios en el séptimo arte gracias a trabajos como Ciudadano Kane, así como la emisión radiofónica “La guerra de los mundos, comenzó a trabajar en el teatro en Dublín, Irlanda, a los 16 años de edad, aunque pronto se trasladó a Nueva York, donde debutó al año siguiente en Broadway, con la obra Romeo y Julieta.

Posteriormente, fundó la compañía de teatro Mercury Theatre, con la que obtuvo gran éxito.

Así fue que en 1938, junto con varios colegas de su compañía, representó por radio, en la cadena CBS, la adaptación de la obra de H. G. Wells, “La guerra de los mundos”, episodio que le dio fama mundial.

Hasta ese momento la experiencia de Welles como realizador cinematrográfico era casi nula, por lo que comenzó a interiorizarse de la técnica y del lenguaje del cine, contribuyendo además con un estilo visual propio, inédito para la época, como el uso del “documental” dentro de la propia historia.

Para el guión de su segunda película, “The Magnificent Ambersons” de 1942, Welles se basó en la novela homónima de Booth Tarkington, para reflejar la vida de una familia estadunidense a principios del siglo XX.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *