[toggle_box title=”Title of toggle box” width=”Width of toggle box”][/toggle_box]1.- “La misma tradición que asocia el temperamento melancólico con la poesía, la filosofía y el arte, le atribuye una exasperada inclinación al eros. Aristóteles, después de haber afirmado la vocación genial de los melancólicos, coloca de hecho la lujuria entre sus características esenciales” Giorgio Agamben.

Ese David:

Do babes, el viernes tuve LA COGIDA de mi vida. Alexander, una Sofía eterna, fue pródiga y celestial. Nunca había visto a una meretriz de tan alto nivel de hermosura. Jalisquilla, porte de princesa, piel que hubiera envidiado la Liz Taylor, ojos que hubieran hecho que María Félix ardiera de envidia. ¡Y qué paraíso el de sus jadeos y su cuerpo entregándose con elegancia y suavidad! Por primera vez para mi, el sexo se trasladó de la mecánica frenética al arte total. ¿La volveré a ver? No sé. Me dio su fon y quedamos de comer hoy. Le mande un mensajito y no me ha contestado. Stephanie! Steffi? Carajo, no logro recordar su nombre verdadero!

Esta tan chula que sin pedos la llevo a la tumba de mis antepasados a que le echen la bendición, a misa los domingos, a las comidas familiares…Es la imagen viva de esa mujer a la que siempre he temido y adorado. Virginal, terrenal y diablesca, sabedora de sus poderes…Tal vez fue tan especial debido a que es bien pacheca y compartimos de su pipa una vez instalados en el tálamo de los sacrificios.

Llegué al table dance ya bien pedo, después de haber estado con unos cuates en el apache loco. Ya la había visto la última vez que fui a ese lugar, y pues  esa noche, ya pedo y bien caliente, me despedí de mis cuates y me fui volando al lugar donde gana sus sagrados alimentos, me senté y la llamé. Yo tenía la lengua suelta y comencé a piropearla con maestría y alegría sincera. Fui correspondido con mentiras creíbles y piadosas. No podía creerlo, me cae que no sé por qué no protagoniza todos los videos de Pit Bull o de Luis Miguel. La única belleza comparables que me viene a la mente es la de la española Sarita Montiel en sus mejores años.

Por supuesto tiene un hijo (Se llama Kenneth y tiene 5 años y se ve que va a ser carne de presidio a muy temprana edad). Supe que era su cumpleaños y le llevé a Steffi unos regalos para él. Oh decepción, el cuidador del motel me rompió el corazón impidiéndome el paso: “La señorita Steffi está ocupada”. Yo, inocente, le insistí: “¿Está dormida u ocupada?” (Eran tres y media de la tarde). El cuidador hizo un gesto de compasión genuina ante mi mirara anhelante de tribilín: “Ocupada, Joven” (Le agradecí lo de joven)

No importándome nada, a la siguiente quincena acudí de nuevo al table. Allí estaba, majestuosa, se abrazó a mi y me clavó sus tacones en mi espalda mientras daba gritos de alegría. En menos tiempo del que uno se tarda en decir la palabra “amor de cabaret”, ya le había comprado una botella de champagne. Cometí el burdo error de llevar conmigo a un cuate sin escrúpulos, que al primer efecto báquico en su sangre, intentó darme vajilla con mi hermosa novia. La agarró del cabello, le dijo que estaba muy chula e intentó servirse una copa y sentarla a su lado.

A los 4 días me mandó un mensajito “Mi amor, préstame 4 mil kinientos, t juro q t los pago”. Ipso facto acudí al Santander más cercano a pagarle su tarjeta de crédito y esa misma noche fui a refugiarme en sus brazos. Puso mil pretextos para no sentarse conmigo pues estaba un cliente muy importante, un ganadero, según me dijo, que le gastaba 20 o 25 mil por noche. Decidí aguantar, no sin antes sacarle la promesa de que nos veríamos para comer al día siguiente.

Eran las 2 de la tarde del otro día, cuando tuvo la gentileza de avisarme por medio de una amiga, lo siguiente “Steffi no puede ir a comer, se la siguió y está con su cliente fuera de la ciudad”.

Desde entonces la relación se ha ido enfriando. Uno de los meseros, el Jimmy, me dijo que se regresó a Guadalajara y que su presencia en Puebla es esporádica.

De mis 4 mil pesos ni sus luces.

¿Qué me recomiendas?

Apolonio de Tiana

@Apolonio_Tiana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *