Abogan por migrante poblano en Nueva York

Redacción
Written by Redacción

Organizaciones comunitarias y religiosas unen esfuerzos para ayudar al mexicano Alberto López, quien reside en el norte del estado de Nueva York, a fin de que reciba un trasplante de riñón y salvarle la vida.

López en su calidad de indocumentado no califica para estar en una lista oficial de trasplante de órganos por lo que están tocando las puertas –y los corazones– de quienes les puedan ayudar.

Este mexicano, de 30 años y originario de la población de Atlixco de Puebla, ha recurrido durante los últimos siete años a tratamiento de diálisis de urgencia que el programa llamado Medicaid de Emergencia ofrece en los hospitales de Estados Unidos.

“El trasplante es algo que necesito para poder sobrevivir, no puedo seguir mucho tiempo así. Es una oportunidad para seguir viviendo y llevar una vida normal”, dijo López

Llegó a Estados Unidos hace 14 años en busca de una mejor calidad de vida, sin embargo, su enfermedad fue descubierta hace siete años gracias a un requerimiento de rutina de un empleador que le ordenó unos exámenes médicos que le encontraron sangre en la orina.

López tiene que ir tres veces por semana para recibir tratamiento de diálisis de emergencia en el hospital de la localidad de Newburgh, en el norte de Nueva York, donde reside con su esposa Delia y sus dos hijas estadounidenses Yulissa y Jennifer, de 14 y 10 años, en forma respectiva.

La congregación cristiana la Iglesia de Dios en Newburgh, a donde la familia López asiste desde hace unos cinco años, decidió ayudarle.

Realizaron un video donde muestran el caso del mexicano y fue presentado en la iglesia; un miembro de la congregación elaboró unas cajas con la foto de López y una reseña acerca de su historia y con esto ya se ha logrado recolectar algún dinero.

“Nos motiva la palabra de Dios ayudar a la familia de Alberto. Debes de amar a tu hermano así como te amas a ti”, dijo Iris Cordero, miembro de la iglesia, quien se ha convertido en ángel de la guarda de la familia.

La familia dijo que recibe de la iglesia comida y dinero cada semana para ayudar en los gastos en general de la casa ya que desde hace más de un mes Alberto no ha podido trabajar como ayudante de cocina en un restaurante de la zona.

“Ha sido difícil verlo salir del tratamiento porque se siente mal y no tengo el tiempo suficiente para estar con él o poder cuidarlo porque tengo que trabajar en dos lugares para sostener la casa, las cuentas, la comida”, señaló Delia, originaria de San Vicente Boquerón, estado de Puebla.

La operación de la fístula –que fue realizada hace un par de años- fue donada por un médico de Manhattan, trabajó por dos años y hace un mes se dañó la vena, y tuvieron que hacer una nueva operación para que volviera a funcionar, pero la intervención no tuvo éxito por lo que se requiere con urgencia el trasplante.

“Hice el contacto con un médico en Pensilvania que ayuda a personas sin seguro médico y está interesado en operar a Alberto y al donante a muy bajo costo”, dijo el doctor Gabriel Rincón, fundador de la Organización Mixteca y quien colabora en el caso.

“Quiero ver vivir a mi papá con una vida normal como cualquier otro hombre, que pueda trabajar y jugar con nosotras”, expresó entre lágrimas Jennifer, hija menor de López.

Durante cuatro años López tuvo que trabajar mientras llevaba a cabo la diálisis, pese a los síntomas tras realizársele el tratamiento.

Entre algunos de los síntomas que López he tenido que soportar son hinchazón en todo el cuerpo, dificultad para respirar, dolor de cabeza, entre otros.

“Mi gran temor es tener un paro cardíaco. Esto no es fácil y ojalá que Dios toque sus corazones y me puedan ayudar para lograr ese sueño de vivir normalmente”, agregó López.

Por su parte, su otra hija Yulissa dijo que para esta Navidad pide que su padre se recupere “porque es muy joven para que su vida termine así de rápido. Pero sé que Dios es grande y lo va a curar”, puntualizó la menor, que sueña con que su familia viaje junta a conocer Disneylandia

López añadió que quisiera concretar sus planes de cuando llegó a este país, ver crecer y realizar los sueños de sus hijas, así como ayudar a su esposa en el hogar.

IGLESIA DE LA TRINIDAD

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *