México, Estados Unidos y Canadá anunciaron fortalecer las acciones de cooperación regional para hacer frente a la amenaza que representa el crimen organizado transnacional dentro y fuera de sus fronteras.

El empuje fue acordado al término del encuentro que presidió el presidente Barack Obama, quien fungió en esta ocasión como anfitrión de su colega de México, Felipe Calderón, y el primer ministro de Canadá, Stephen Harper.

Los tres socios coincidieron en la necesidad de hacer frente a la ola criminal al reconocer que “todos nuestros ciudadanos resultan adversamente afectados por el crimen organizado transnacional”.

“Nos comprometemos a dirigir nuestros esfuerzos nacionales y profundizar la cooperación contra todos los aspectos de este reto en común con base en los principios de responsabilidad compartida, confianza mutua y respeto”, señaló su comunicado conjunto.