Al menos 35 millones de personas en el mundo padecen trastornos por el uso de drogas, pero sólo uno de siete enfermos recibe tratamiento, indica el Informe Mundial sobre Drogas 2019, publicado hoy aquí por la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC).

La cifra de personas fallecidas por el consumo de drogas en el planeta se elevó a 585 mil en 2017, frente a las 450 mil calculadas en 2015, un crecimiento de 30 por ciento, lo que muestra que las consecuencias adversas para la salud son más graves y generalizadas de lo que se pensaba.

Sólo en América del Norte se contabilizan más de 50 mil muertes por sobredosis de opioides en 2017, de ellas unos 47 mil, 94 por ciento en Estados Unidos y 13 por ciento más que el año anterior; en tanto, en Canadá el número de fallecidos alcanzó casi cuatro mil, un tercio más que en 2016.

Los hallazgos del Informe Mundial sobre las Drogas de este año completan y complican aún más el panorama global de los desafíos que afrontamos, reconoció el director ejecutivo de la UNODC, Yury Fedotov, en el prólogo del informe.

En 2017, alrededor de 271 millones de personas -5.5 por ciento de la población mundial de 15 a 64 años- consumió drogas, cifra similar a la del año anterior, pero 30 por ciento mayor a la del año 2009.

Aunque este aumento obedece en parte al crecimiento del 10 por ciento en la población mundial de esa franja de edad, los datos muestran ahora una mayor prevalencia del consumo de opioides en África, Asia, Europa y América del Norte y el uso de cannabis en América del Norte, América del Sur y Asia en comparación con 2009.

El informe estimó, con los nuevos datos procedentes de India y Nigeria, que la cantidad de usuarios de opioides es ahora de 53 millones, un 56 por ciento más que las estimaciones anteriores.

Destacó que los opioides son responsables de dos tercios de las 585 mil personas que murieron como resultado del consumo de drogas en 2017.

A nivel mundial, 11 millones de personas se inyectaron drogas en 2017, de las cuales 1.4 millones viven con el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) y 5.6 millones con hepatitis C.

En cuanto a la cocaína, la producción mundial se situó en 2017 en un récord histórico con mil 976 toneladas, de las cuales 70 por ciento procede de Colombia.

“Por supuesto se trata de una mala noticia. Es una mala noticia para los países productores. Lo que está pasando en Colombia es preocupante», dijo Angela Me, jefa de investigación de la UNODC, con sede en Viena.

Según el informe, la droga más utilizada a nivel mundial sigue siendo el cannabis, con unos 188 millones de consumidores en 2017.

También la producción de opio en 2018 se encuentra en máximos históricos con siete mil 790 toneladas, aunque es menor que la del año anterior, que había marcado un récord.

De acuerdo con el reporte, Afganistán es el mayor productor de opio del mundo, seguido de México con 586 toneladas, luego de superar a Myanmar.

La producción y consumo de drogas sintéticas como las anfetaminas o el «éxtasis» también están en auge y continúan expandiéndose, sobre todo en Asia, donde son las más consumidas.

Aunque admitió que es difícil hacer estimaciones sobre estas drogas sintéticas, la UNODC calculó que en el mundo hay unos 29 millones de consumidores de anfetaminas y estimulantes análogos, mientras que existen unos 21 millones de personas que usan «éxtasis».