Los llamados gigantes de la industria digital: Google, Amazon, Microsoft, Facebook y Apple lograron un crecimiento mayor a partir de la pandemia por la covid-19; además, registran un ingreso igual o mayor al de un país.

Su aumento en términos económicos y la importancia que adquirieron se deben a que las personas les dedican su tiempo y las usan como principal vehículo para la compra-venta de productos, explicó Eduardo Mateo Cruz, de la Facultad de Estudios Superiores (FES) Aragón.

Años atrás estas firmas generaron necesidades en el público, las cuales tienen que ver con un mundo hiperconectado gracias a los dispositivos móviles, sitios y plataformas, mediante los cuales, inclusive, es posible controlar con la huella digital entornos físicos en oficinas y hogares.

Ahora las actividades educativas y empresariales se llevan a cabo a través de Zoom, Google Meet o Skype, por citar algunas, lo cual implica que las personas les dedican cada vez más tiempo, aunque fueron desarrolladas hace tiempo.

A diferencia de las grandes conquistas bélicas que formaron el mundo que hoy conocemos, estas compañías alcanzaron un gran dominio del orbe en términos económicos, expresó el profesor universitario.

Puso como ejemplo las ventas netas de Amazon en 2020, las cuales fueron de 386 mil 64 millones de dólares, cifra casi equivalente al valor total la Bolsa Mexicana de Valores (399 mil 617 millones de dólares); Apple obtuvo 274 mil 515 millones de dólares, una ganancia de 9.88 por ciento con respecto a 2019 (con 267 mil 683 millones de dólares); y los ingresos de Microsoft fueron de 143 mil 15 millones de dólares, el triple de la deuda externa de Etiopía (que asciende a 53 mil 449 millones de dólares).

“El hecho de que una empresa cuente con ingresos iguales o mayores a un país implican que en el futuro en vez de tener países podríamos tener empresas tecnológicas que gobiernen, sobre todo cuando hablamos de un futuro posdigital, donde la inteligencia artificial, la robótica y la realidad aumentada van a ser realidad de todos los días”, explicó el académico.

Debido a la pandemia la influencia de estos gigantes se maximizó, toda vez que la gente debía permanecer en su casa al migrar las actividades presenciales a la modalidad en línea y hacerlas consumir la mayor cantidad de tiempo posible en internet, precisó el profesor.

De acuerdo con la Asociación de Internet MX, en 2019 se reportaron 83 millones de usuarios de la red, de ellos 74 por ciento son mayores de edad y ocho de cada diez refirieron realizar alguna compra en línea, cifras que se incrementaron considerablemente en el 2020.

“No es casualidad que plataformas como Zoom se hayan posicionado entre las grandes empresas tecnológicas y que las ganancias hayan crecido considerablemente, pues no podemos ir a las tiendas de forma presencial, y ahora se hace a través de plataformas como Amazon o Mercado Libre. Las empresas supieron aprovechar esto muy bien”, aseveró Mateo Cruz.

En el caso de nuestro país, los jóvenes dejaron de ver la televisión como un medio tradicional de entretenimiento y ahora se enfocan a las tabletas, teléfonos inteligentes y otros dispositivos a través de los cuales consumen, principalmente, música, videos y series.

Adicionalmente empresas como TikTok, que antes de la pandemia era poco preferida, creció considerablemente con un boom de producción de videos cortos que pasaron del baile a la educación y ahora abrió una rama de su plataforma llamada Edutok, donde profesores y jóvenes aportan materiales.

La influencia política de estas empresas quedó evidenciada a partir de la campaña del expresidente de Estados Unidos, Barack Obama, quien realizó gran parte de ésta utilizando redes sociales, lo cual siguió Donald Trump. Recientemente se mostró la influencia de TikTok cuando se organizaron para sabotear reuniones protagonizadas por Trump.

“En algunos casos, por ahí de julio y agosto, hubo hashtags de personas contra Trump o a favor de Biden, tema en TikTok que estaba en medio de este contexto electoral”, comentó el especialista universitario.

Difícilmente, precisó, la aceleración a la vida digital será frenada porque las tecnologías y la hiperconectividad a internet son ahora indispensables para actividades que no se pueden realizar de forma presencial. Sin embargo, los usuarios deben recordar que éstas son solo herramientas que consumen nuestro tiempo, pero se requiere tiempo para nosotros como personas.