Después de alcanzar los 166 puntos del nivel de contaminación del aire, las autoridades poblanas se dieron a la tarea de emitir las recomendaciones pertinentes, así como repartir cubrebocas en el primer cuadro de la ciudad, con el fin de mitigar las consecuencias de la contingencia ambiental en la zona metropolitana.

De acuerdo a la Unidad Operativa de Protección Civil Municipal, el nivel de contaminación alcanzó su punto histórico este lunes, y en el transcurso de este martes bajó a 115 puntos, pero tendrán que pasar más de tres días para que las condiciones climatológicas cambien y el aire se limpie.

Una de las estaciones de monitoreo ubicado en el Parque de las Ninfas, registró 152 IMECA, y que de acuerdo al Sistema Nacional de Calidad del Aire (Sinaica), el aumento en los niveles de emisión de Polvo Menores a 10 micras (PM10) y el Polvo Menores a 2.5 micras (PM2.5) se duplicó peligrosamente.

Estaciones de monitoreo, sin funcionar

Si bien el gobierno del estado determinó que dicha contingencia se ocasionó por las emisiones del volcán Popocatépetl, los incendios forestales y el clima; académicos de la UPAEP desconocen el nivel de contaminación que se tiene en Puebla, debido a que de las cinco estaciones de monitoreo, solo tres de ellas funcionan parcialmente.

“Yo no sé para donde caminar, si no tengo la certeza de que los equipos funcionan adecuadamente, no sé si sus resultados son confiables, sin indicadores nadie puede tomar una decisión oportuna y eficiente, todavía no estamos en la condición de participar en el Hoy No Circula”, resaltó Raciel Flores Quijano, director del área química de la UPAEP

Por su parte, el consultor ambiental de la Industria y la Auditoría Ambiental, Manuel Díaz García, estimó que es probable que los niveles de contaminación de partículas se reduzcan hasta la próxima semana, ya que coincidirá con la llegada de las lluvias.

La Angelópolis, a nada de tener una crisis ambiental

La Semarnat informó que en la Angelópolis la calidad del aire alcanzó niveles tan elevados que está a punto de entrar a una crisis ambiental, representando riesgos para la salud de los habitantes.

De acuerdo a los registros de las estaciones de medición de la Semarnat, los niveles de contaminación de partículas sólidas o líquidas de polvo menores a 10 micras (PM10) y las menores a 2.5 micras (PM2.5) ascendieron entre las 7:00 y las 11:00 horas, generando una mala calidad del aire.

Por Rafael Vega