En días recientes el tema migratorio vuelve a ponerse sobre la mesa de discusión, la posible reforma en Estados Unidos para la legalización de cientos de indocumentados responden sin duda a una lógica política dado el incremento poblacional que se ha vuelto en foco de atención electoral tanto para demócratas como para republicanos.

Un esfuerzo sobre la materia lo representa el estudio publicado en días pasados por Migration Policy Institute y el Wilson Center, titulado “Pensando al nivel regional para competir a nivel mundial: Aprovechando las migraciones y el capital humano en los EU, México y América Central”, ambos institutos hace un análisis por demás exhaustivo de la condición de los migrantes y su capital humano como condicionante económica de la región y sobre todo el impacto que el fenómeno migratorio tiene para nuestro país, aquí algunos aspectos:

Los migrantes son finitos. Por años, miles de jóvenes mexicanos han cruzado la frontera norte. Sin embargo, desde 2007 la migración ilegal neta entre México y EU ha sido cercana a cero y el estudio considera que esta tendencia persistirá. Las razones son muchas: se combina una mayor intolerancia en los Estados Unidos a la migración ilegal y las dificultades para cruzar la frontera, con un menor crecimiento de la población mexicana, un incremento en los años de escolaridad, un fortalecimiento de la clase media, el crecimiento económico de México y un entorno macroeconómico estable.

México como destino final. Por el tamaño de la frontera, México siempre ha sido un país de paso para llegar a los Estados Unidos. El estudio muestra como, en la última década, la población en México que nació fuera del país se ha multiplicado; hoy este grupo representa casi el uno por ciento de la población, llegando a su nivel más alto desde 1940. Asimismo, si bien no es materia de este reporte, es importante observar también la reciente llegada a México de capital humano calificado de países como España, de donde jóvenes están arribando en búsqueda de oportunidades laborales. ¿Estamos preparados para beneficiarnos del capital humano no-calificado y calificado?

Hablar de migración es hablar de capital humano. El reporte analiza cuatro sectores cruciales para la competitividad de la región: servicios de salud, agricultura, manufactura, y logística y transporte. Se considera que cada sector requerirá mas trabajadores de lo que los países, por sí mismos, pueden producir, y se prevé que, de no hacer los cambios necesarios, en el futuro habrá escasez de capital humano en estos sectores.

Como puede apreciarse de las breves conclusiones aportadas en el estudio publicado por Migration Policy Institute y el Wilson Center, los flujos migratorios hace necesario que se generen políticas multinivel para aprovechar no solo el potencial de un capital humano que día a día cruza las fronteras en la región, sino que se cuenta con políticas asistenciales que cubran sus mínimas necesidades sanitarias, educativas y habitacionales. Buscando generar, también, condiciones de un flujo migratorio ordenado que visualice el detonante económico que esto implica para la región, elevando la productividad y el desarrollo de capital humano que cambie las condiciones de vida de cientos de indocumentados.

Deja un comentario