La Procuraduría General de Justicia del Estado de Puebla (PGJ), a través de la Dirección General de Atención a Delitos de Alto Impacto (DGDADAI), logró esclarecer el homicidio de Thalía Martínez Ramírez de 22 años de edad y la detención del probable responsable de dicho ilícito.

Thalía Martínez Ramírez, estudiante de la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la  Benemérita Universidad Autónoma de Puebla fue vista por última vez con vida el día 14 de julio de 2011, cuando salió de su domicilio a las 7:30 horas  para asistir a un examen en la universidad. Con motivo de su desaparición, comenzó  la constancia de hechos CH2879/2011/AESE en la Dirección de Atención a delitos contra la mujer motivo por el cual se realizaron las diligencias necesarias para el esclarecimiento del hecho.

Toda vez que la víctima mantenía una relación de noviazgo con el hijo de una comandante de la policía ministerial, y a fin de evitar la intervención en las investigaciones de dicha persona, el procurador Víctor Carrancá ordenó, previo acuerdo con la familia de la desaparecida, que la investigación correspondiente fuera asumida por la Dirección General de Atención a Delitos de Alto Impacto a pesar de no existir evidencias de que se tratara de un secuestro.

El día 22 de julio de 2011 se reportó el hallazgo de un cadáver en el kilómetro 11+800 de la autopista siglo XXI, el cual con el desahogo de los dictámenes periciales respectivos y los análisis de genética correspondientes, se logró establecer que era Thalía Martínez Ramírez, por lo que la investigación por desaparición de persona se convirtió en una investigación por el delito de homicidio.

Una vez agotadas las diversas líneas de investigación por parte de la dirección a cargo de la misma a través de la averiguación previa PGJP/DGADAI/AP01/2011, y por virtud de la existencia de diversos indicios claros cuyo análisis conjunto establecía la intervención del ahora probable responsable, el Ministerio Público ordeno su presentación a fin de que declarara en relación con los hechos. Dicho sujeto está identificado como Josué Isbael Mendoza Morales, de 26 años de edad y quien estaba casado con la hermana de Thalía Martínez Ramírez.

Al ser interrogado en relación con los hechos y una vez que le fueron mostrados los indicios incriminatorios, el probable responsable, describió con detalle la forma en que privó de la vida a Thalía Martínez Ramírez y proporcionó información precisa para la localización de diversos elementos probatorios que permiten corroborar plenamente la confesión de dicho inculpado.

Cabe destacar que en 2009 y 2010, Mendoza Morales  entró  a robar a la casa de su suegra, quien aunque denunció, decidió no continuar el procedimiento para evitar conflictos con una de sus hijas quien es esposa del hoy detenido. Es importante subrayar que la familia de Thalía Martínez Ramírez, ha recibido y continúa recibiendo el apoyo del área de atención a víctimas del delito de la PGJ.

La investigación

A través de cinco líneas de investigación que fueron agotadas en su totalidad, la Procuraduría General de Justicia, a través de la Dirección General de Atención a Delitos de Alto Impacto (DGDADAI), logró esclarecer el homicidio.

Una investigación meticulosa derivó en analizar el comportamiento de sujetos que estarían vinculados con los hechos, confirmando, luego de cerca de 120 diligencias de carácter ministerial realizadas,  que el presunto responsable del homicidio es Josué Isbael Mendoza Morales, alias “El Cachorro”, de 26 años de edad y cuñado de la víctima.

La Dirección General de Atención a Delitos de Alto Impacto llevó  a cabo un rastreo de las actividades que  Mendoza Morales realizó el día en que la víctima ya no regreso a su hogar. El sujeto había salido más temprano que de costumbre para ir de su casa al trabajo, además desvió su ruta cotidiana y a la hora de la comida regresó una hora más tarde a su empleo para posteriormente volver a tomar una ruta inusual al regresar a su domicilio. Además, al ser sometido a la prueba del polígrafo, el sujeto mostró algunas inconsistencias que posteriormente fueron confirmadas. Con el sustento que se logró al contar con los elementos de prueba suficientes, Josué Isabel Mendoza Morales fue asegurado.

Al esclarecer el crimen se establece que los hechos acontecieron el 14 de julio de 2011, de la siguiente manera: Josué Isbael Mendoza Morales esperó a que su cuñada alrededor de las 07:30 horas saliera de su casa para asistir a un examen en la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la BUAP, el individuo ofreció llevar a la víctima, ella aceptó dado que eso era común considerando que le quedaba de paso hacia el trabajo.

Mendoza Morales desvió la ruta e intentó abusar de su cuñada quien se resistió por lo que el sujeto la golpeó en repetidas ocasiones sofocándola además con un cable que presionó sobre su cuello hasta dejarla inconsciente. Posteriormente ingresó a un motel en el que de nueva cuenta golpea a Thalía con una llave hasta privarla de la vida, atacándola sexualmente después. El presunto homicida, antes de llegar a la casa de la víctima, compró dos bolsas de plástico en las que  metió el cuerpo ya sin vida escondiéndolo en la cajuela de su auto para que a la hora de la comida  acudiera a otro motel del que cortó cable de una televisión para amarrar el cuerpo y al salir del trabajo arrojarlo en las inmediaciones del Km. 11+800 de la autopista Atlixcáyotl, sitio en el que fue hallado el 22 de julio del 2011.

 

Deja un comentario