La guerra intestina en Morena continúa. La reconciliación no está en la agenda de los protagonistas de este enfrentamiento. Los señalamientos y el golpeteo va in crescendo.

Miguel Barbosa y Alejandro Armenta protagonizaron un nuevo enfrentamiento.

El candidato a la gubernatura de Puebla y su equipo político acusan una guerra sucia de parte del senador suplente Alejandro Rojas Díaz Durán, y del propio Alejandro Armenta, por acusar la presunta posesión de una casa con valor de 5.4 millones de pesos.

Por la mañana en el municipio de Coronango, en un mitin, el abanderado de Morena, PT y PVEM refirió que no puede más que interpretar esos hechos como actos de traición política a su campaña. Incluso, afirmó que la guerra sucia que padeció en 2018, por parte de los morenovallistas, ahora encuentra réplica en un grupo al interior de su partido.

“Ahora me la hacen los mismos resentidos de Morena, me la hace una persona que ni conozco, gente del Senado, un tal Alejandro Rojas Díaz Durán que es cómplice de Alejandro Armenta, ellos me hacen la guerra sucia y los denuncio ante ustedes como traidores”, comentó.

“Ellos son los que ya hacen campaña junto con el PAN (…) No me van a hacer nada porque estoy limpio y mientras reciba el apoyo de ustedes me sentiré del lado de la gente, del lado del pueblo y del lado de Dios”, aseguró Barbosa.

La tregua que inicialmente ofreció el candidato al senador con licencia duró 24 horas, después de la denuncia que interpuso Rojas Díaz Durán por supuesto enriquecimiento ilícito, lavado de dinero, compra fraudulenta y evasión fiscal.

Miguel Barbosa dedicó un par de minutos de su mensaje en Coronango para acusar al senador suplente y a Armenta de emprender una campaña para desestabilizar su candidatura.

El legislador, a través de su cuenta de Twitter, respondió al candidato y expresó que pese a los descalificativos en su contra mantiene su mano extendida.

“#NoEsCampañaSucia transparentar un proceso y hacer valer el estado de derecho, es buscar diálogo con dignidad para construir la unidad sin represión”, manifestó Armenta.

“A pesar de que me llama resentido y traidor, sigo el ejemplo del Lic. @MBarbosaMX, vuelvo a extender mi mano como él lo hace”, añadió en su cuenta de Twitter.

La denuncia

El consejero de Morena y senador suplente, Alejandro Rojas Díaz-Durán, informó que presentó ante la Fiscalía General de la República (FGR) una denuncia penal por enriquecimiento ilícito contra Miguel Barbosa Huerta, candidato del partido al gobierno de Puebla.

En entrevista para Notimex, detalló que con la denuncia se pretende que la Fiscalía indague los delitos de compra fraudulenta, lavado de dinero y evasión fiscal.

Ello, al considerar que es dueño de dos propiedades que no corresponden con sus ingresos, una localizada en Coyoacán con valor patrimonial histórico y un costo de 10 millones de pesos, y otra ubicada en la colonia Condesa, que fue adquirida por cinco millones de pesos cuando su precio es superior.

“Miguel Barbosa es impresentable, pone en riesgo el triunfo de Morena en Puebla, Morena no tiene la culpa de que este señor se haya enriquecido de manera inexplicable”, abundó.

Respecto a la dirigente nacional de Morena, Yeidckol Polevnsky Gurwitz, mencionó que no puede imponer a un candidato con “manchas de corrupción”.

Aunque es suplente del senador Ricardo Monreal Ávila, agregó que la denuncia se presentó de “manera autónoma”.

La respuesta

Por la tarde, Carlos Meza, coordinador político, así como David Méndez, vocero, ambos del equipo de la campaña de Barbosa, arremetieron en contra de Rojas Díaz Durán al que descalificaron por la denuncia contra el abanderado a la Gubernatura.

Explicaron que las propiedades de Miguel Barbosa quedaron transparentadas en la 3de3 de la campaña del 2018.

En aquella campaña declaró la posesión de dos casas en la Ciudad de México, una la que cobró en 10 millones de pesos y se ubica en Coyoacán, que perteneció al ex presidente Miguel de la Madrid.

El segundo domicilio consiste en una propiedad de 1.3 millones de pesos que compró en la Alcaldía de Cuauhtémoc, cuya titularidad del bien quedó declarado a su nombre y de su esposa.

Meza sostuvo que los señalamientos del senador suplente son falsos porque desde el año pasado se declararon los bienes de Barbosa y ahora, agregó, solo pretenden dañar su campaña con “petardos”.

“Verdaderamente causa pena ajena porque no van a lograr ni a causar descalificación alguna porque el 3 de 3 se hizo para eso, para la transparencia, y ya está transparentado”, sostuvo.

“Es un ridículo que acaba de hacer porque sacó de archivos caducos una denuncia que no es más de un petardo, porque retomó un tema que ya se había dado a conocer desde el año pasado”, expresó el coordinador político de Barbosa.

Operación cicatriz