El gobernador Miguel Barbosa Huerta aseveró que los cuerpos encobijados encontrados ayer en San Jerónimo Caleras fueron asesinados en la Ciudad de México y Veracruz.

En entrevista, Miguel Barbosa señaló que los asesinatos se dieron por ajuste de cuentas entre bandas delincuenciales que operan en ambas entidades; supuestamente fueron trasladados a Puebla para «sembrar miedo».

El mandatario poblano puntualizó que hasta el momento ninguna persona ha reclamado los cuerpos que presentaban un tiro de gracia y un mensaje en una cartulina.

“Nadie los ha reclamado, son asesinados en otro lado y los vienen a tirar a Puebla. No son poblanos, nadie los ha reclamado, parece que se vuelve un asunto grave y es un asunto de ajuste de cuentas entre ellos”, dijo.

La Secretaría de Seguridad del estado, puntualizó el oriundo de Zinacatepec, realiza operativos para desarticular grupos criminales que operan en la entidad y en los límites con Veracruz.