El presidente Andrés Manuel López Obrador reconoció que el 90 por ciento de los detenidos por robo de combustible han salido de prisión.

En su conferencia de prensa matutina, el mandatario advirtió que, debido a que el huachicol no es considerado un delito grave, que amerite prisión preventiva oficiosa, sólo han podido encerrar a 60 de los 600 detenidos por la autoridad.

«Hoy se informó sobre los detenidos, a partir de este proceso. Ha habido alrededor de 600 detenidos. Sólo se ha podido mantener alrededor de 60 presuntos responsables o culpables. Ese fue el informe que nos presentaron el día de hoy», dijo.

López Obrador volvió a exhortar a los legisladores federales para que avalen la reforma al Artículo 19 de la Constitución, con la finalidad de que los responsables del robo de hidrocarburos no puedan llevar su proceso penal en libertad bajo fianza.

«La ley es muy laxa, muy blanda, por eso la reforma que está en el Congreso. Aprovecho para hacer este exhorto, convocatoria e invitación a los legisladores a que ya aprueben las reformas, para que sea delito grave», expresó.

El Jefe del Ejecutivo informó que en enero y lo que va de febrero se han presentado más de 200 denuncias por ese delito ante la Fiscalía General de la República (FGR).

A pregunta expresa, sobre las tomas clandestinas detectadas en la Ciudad de México, el presidente advirtió que se podría investigar a los ex jefes delegacionales, siempre y cuando exista denuncia o lo determine la FGR.

Tras reconocer que continúan los sabotajes y la ordeña en algunos ductos del país, adelantó que el 21 de febrero se presentará un informe sobre los resultados que ha obtenido el Gobierno en los dos meses de combate al robo de combustible.