A la medianoche arribó al aeropuerto de Cancún el productor estadounidense Bruce Beresford-Redman, y después de un chequeo médico en la Procuraduría de Justicia, donde se confirmó que su estado de salud es bueno, ingresó a la prisión local a las 01:50 horas, informó el titular de la PGJ, Gaspar Armando García Torres.

El exproductor del programa de concurso “Survivor”, señalado como el presunto homicida de su esposa Mónica Burgos en un hotel de la Riviera Maya en abril de 2010, fue trasladado durante la noche desde el hangar de la PGR a la terminal FBO de la terminal aérea de Cancún a bordo del avión privado con matrícula XA-RTM.

García Torres indicó que a su llegada al aeropuerto el extraditado fue entregado a la PGJ con el acta respectiva, certificado médico e ingresado a la cárcel de Cancún en donde se le ha asignado un área especial, separada de los demás internos.

“Levantamos la certificación médica y el señor está muy bien y en la cárcel harán su propia certificación para corroborar”, agregó.

El procurador señaló que el traslado de Bruce a Cancún fue en cumplimiento de una orden de aprehensión dictada por el juez segundo penal (Benjamin Navarrete Silva) por el delito de homicidio calificado consignado en el expediente 216/2010.

“Lo que hicimos fue cumplir la orden de aprehensión y ponerlo a disposición del juez y ya en la cárcel es el juez el que dispone y ya lo citará mañana para que rinda su declaración preparatoria, para lo cual tiene 24 horas y con eso prácticamente inicia el proceso penal”, dijo.

Explicó que a partir de ese momento se dispondrán de 72 horas para resolver su situación jurídica que puede ser en dos sentidos: que le dicte el auto de formal prisión o la falta de elementos procesar lo que viene siendo su libertad.

Cuestionado de si debe ser sentenciado por el delito del que es señalado, Gaspar Armando respondió:

“Para nosotros hay elementos suficientes para que sea dictada la formal prisión y por eso el juez emite la orden de aprehensión, porque hay elementos que acreditan su presunta responsabilidad y es lo que estimamos de acuerdo al expediente”.

García Torres mencionó que en caso de resultar culpable de homicidio calificado se castiga con 24 a 40 años de prisión, pero es dependiendo porque en este caso de homicidio se cataloga como delito grave y tiene penalidades fuertes, pero todo depende del juez y el desahogo de pruebas, apuntó.

En abril de 2010 el productor estadounidense y su esposa, la exmodelo brasileña, viajaron a la Riviera Maya en un intento por limar asperezas en su matrimonio, pero las dificultades continuaron por lo que una noche los huéspedes escucharon una fuerte discusión en la habitación de la pareja por lo que fueron llamados los elementos de seguridad.

Después de un tiempo hubo un silencio total hasta que al día siguiente Beresford reportó la desaparición de su mujer, cuyo cuerpo fue localizado en una cisterna del hotel.

Casi desde el inicio fue señalado por las autoridades como el único sospechoso y de acuerdo al exprocurador Francisco Alor Quesada, las investigaciones determinaron que había sido el responsable de la muerte de su mujer, aunque eso fue después de que el hombre desatendiera la recomendación de no abandonar el país y se fugara sin mayores problemas a Estados Unidos.

Ante la confirmación de su responsabilidad la PGJ solicitó a la PGR que tramitara la extradición del estadounidense, lo cual este día se concretó y con ello Beresford deberá enfrentar a la justicia mexicana por el delito de homicidio.

 

Al respecto el titular de la PGJ, Gaspar Armando García Torres informó que el día 7 de este mes recibió un oficio emitido por la Dirección General de Extradiciones y Asesoría Jurídica de la Procuraduría General de la República (PGR) en el cual se detallaba que las autoridades de Estados Unidos concedieron la extradición del presunto responsable a México.

Por eso el director de la Policía Judicial, Arturo Olivares Mendiola, así como personal de la Dirección de Control de Procesos, se trasladaron a la Ciudad de México, para traer a Bruce Beresford-Redman, y cumplir con la orden de aprehensión que tiene en su contra y realizar los trámites pertinentes.

“En el oficio emitido por la PGR, nos solicitaron nuestra presencia hoy para que en su caso recibamos a la persona y procedamos con el traslado, sobre todo porque en este caso se trata de cumplir con la orden de aprehensión girada por un Juez Segundo Penal de Cancún”, explicó el procurador.

Deja un comentario