El candidato a la presidencia municipal de Chignahuapan, Juan Rivera Trejo, transmitió desde el tiradero municipal y habló justamente de una situación que genera un enorme descontento entre la población, “en días pasados estuvimos en la comunidad de Paredon y la gente nos comentó que el camión de la basura tarda días en pasar y se ven obligados a tirarla a la barranca o quemarla; y así como ellos hay muchas comunidades en la misma situación”.

Juan Rivera Trejo puntualizó varias de las problemáticas de este denominado tiradero a cielo abierto, como lo son el complicado acceso al mismo, el impacto al medio ambiente por no cumplir con la norma 083 de Semarnat y la falta de monitoreo de contaminantes y tonelaje de basura.

En el lugar, tuvo una participación el señor Maximino Sandoval González, miembro de los trabajadores denominados “recicladores”, quien lleva en este oficio más de 15 años comentó la importancia de colocar la geomembrana para el medio ambiente y pidió apoyo para mejorar sus condiciones de trabajo, subrayando la importancia del cuidado del medio ambiente desde casa a partir de la separación de los residuos sólidos.

Rivera Trejo hizo un reconocimiento al cuerpo de recicladores, quienes prácticamente sin sueldo y pésimas condiciones, hacen el trabajo de separar la basura.

“Nos damos cuenta de la falta de conciencia de los políticos, por eso hago un compromiso con los recicladores, nadie los va a correr de aquí y me comprometo a brindarles las condiciones necesarias para que puedan desarrollar su trabajo, así como también la implementación de las geomembranas para evitar que se filtren los contaminantes; y, con las comunidades me comprometo a que tengan el servicio de limpia de una manera constante con los camiones necesarios, que establezcan días y horarios específicos para realizar el servicio de recolección”.

#JuanSinMiedo señaló nuevamente el hecho de que la familia de Lorenzo Rivera tiene el control del tiradero: “en mi tercer recorrido le quisiera preguntar al Ayuntamiento actual el por qué la familia Rivera una vez más tiene el control de este lugar a través de la empresa Arcilla Regionales de Chignahuapan, representada por la familia Rivera, vergüenza deberían tener, ¡lucran hasta con la basura!”.