El buscar justicia por propia mano es una práctica en auge.

Motivado, en gran parte, por el abandono institucional, por años, de los tres órdenes de gobierno provoca la ira y la desesperación de los poblanos ante hechos de violencia en el estado.

Puebla es un estado harto de la indiferencia de sus autoridades, quienes no fueron capaces de revertir una ola delictiva in crescendo; aunado a la impunidad en el sistema de justicia. Un reporte de la Comisión Nacional de Derechos Humanos documentó como en los casos de linchamientos se alcanza un nivel de impunidad de 75.59%, arriba de la media nacional.

En los últimos tres años, en el estado fueron linchados 54 personas, tras los acontecimientos en los municipios de Cohuecan y Tepexco. De enero a agosto del año en curso, con las siete personas que perdieron la vida a manos de pobladores, van 18 casos, de acuerdo con información proporcionada por la Secretaría de Gobernación.

La mayoría de los casos se concentraron en la zona centro de la entidad, donde los pobladores acusaron a los asesinados de ser delincuentes, sobre todo en casos de robo a transeúnte, casa habitación, robo a negocio y robo a transporte público.

A detalle

La Ciudad de Puebla, Chiautzingo, San Martín Texmelucan, Nicolás Bravo, Tehuacán, San Salvador El Seco, Tepeaca, Tecamachalco, San Pedro Cholula, además de Cohuecan y Tepexco, son los municipios considerados como focos rojos.

Durante el 2019, elementos de seguridad pública rescataron a 210 personas, quienes corrieron el riesgo de ser linchados por pobladores.

A nivel nacional, la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) documentó 174 linchamientos en 2018: 48 ocurrieron en Puebla, seguido del Estado de México, con 40 casos; Tabasco, con 22 muertes; CDMX, con 13 linchados; Hidalgo, con 9.

El informe señala que en 7 de cada 10 linchamientos el robo fue el delito que encendió los ánimos de la gente, mientras que en 1 de cada 10 a la víctima se le achacó secuestro y en 7 por ciento de los casos, abuso sexual. En el resto, los motivos referidos fueron diversos.

El compromiso

El día domingo, el gobernador Miguel Barbosa acudió a los municipios de Cohuecan y Tepexco; ahí se pronunció por una Puebla sin miedos ni odios. “Hay que tener fe en el derecho, que tiene a la justica como destino. Y sobre todo, hay que tener fe en la libertad, sin la cual no hay derecho, justicia o paz”.

“El Estado de Derecho y el respeto a las instituciones deben preservarse, pues es la única forma de garantizar el desarrollo y el progreso. Si no tenemos confianza en el derecho y las leyes como el mejor instrumento de la vida humana, estaríamos yendo por el camino equivocado”, apostilló.

“Lo que pasó el día miércoles lo vemos como la reacción de un pueblo cansado, de un pueblo que se une y reacciona ante un hecho delictivo, por el abandono institucional, así lo vemos, por la falta de respuesta institucional”, expresó en Tepexco.