Las estadísticas de homicidios dolosos y culposos en muchos estados del país presentan irregularidades que se pueden deber a causas que van desde la falta de capacitación de los funcionarios que las procesan, hasta alteraciones intencionales con fines políticos, alertó este martes la organización civil México Evalúa.

De acuerdo con el estudio Fallas de Origen 2019, Índice de Confiabilidad de la Estadística Criminal (ICEC), realizado por la ONG, son ocho estados los que presentan mayores irregularidades en sus registros de homicidios que son: Puebla, Tabasco, Veracruz, Baja California, Oaxaca, Michoacán, Hidalgo y Estado de México.

David Garay, coordinador del programa de seguridad de la organización puntualizó en la presentación del informe que son tres en total las razones por las cuales pueden existir irregularidades en los registros de homicidios: errores humanos, falta de capacidades y alteración de datos de manera intencional.

Según el documento, el Índice se construyó a través de cuatro factores: comparación de cifras de homicidios entre el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) y el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), comportamientos erráticos de las estadísticas.

Procedimientos para la recolección de datos y comparación de homicidios dolosos y culposos, es decir, homicidios intencionales y accidentales.

En el caso específico de los homicidios dolosos y culposos, la ONG precisó en su estudio que “debido a los rasgos estadísticos de ambos delitos, se espera que los homicidios culposos no muestren un patrón evidente, que no tengan una tendencia ascendente o descendente que no presenten saltos abruptos de nivel y que no presenten picos que salgan por encima de un rango razonable”.

La directora de México Evalúa, Edna Jaime, consideró que el no reportar los homicidios intencionales de manera adecuada es muestra de una debilidad de las instituciones de procuración de justicia estatales, por lo que es necesario contar con auditores externos.

Caso Puebla

La entidad poblana sacó un promedio general de 6.49, en calidad de datos 9.51, en irregularidades en los datos de homicidios culposos 5.42, en correlación parcial entre los homicidios intencionales con los accidentales 1.33 y en término de error 9.70.

A detalle

Como recomendaciones, México Evalúa mencionó que se debe analizar la posibilidad de diseñar auditorías sobre la forma en la que se procesa la incidencia delictiva en el país que vayan escalonadas, con cuatro estados por cada año, y que estén lideradas por el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública y el Inegi.