La seguridad es la principal demanda de los poblanos. Las estrategias para inhibir los actos delictivos fracasaron. Puebla, en el último lustro, dejó de ser un estado seguro. Sabedor el escenario, el gobernador electo, Miguel Barbosa Huerta, apuesta por la experiencia de un integrante de la Secretaría de Marina-Armada de México para contrarrestar este problema.

El vicealmirante Miguel Idelfonso Amezaga Ramírez se perfila para tomar las riendas de la Secretaría de Seguridad en el gobierno del oriundo de Zinacatepec. En primera instancia, Barbosa Huerta invitó al almirante Marco Antonio Ortega Siu para ocupar la cartera en cuestión; sin embargo, su labor en la Marina le impide estar en Puebla. Ahora, Amezaga Ramírez tendrá la encomienda de pacificar el estado.

De acuerdo a un sondeo hecho por INCIDENCIA, cinco de cada 10 poblanos se sienten inseguras al salir a la calle; en tanto, seis de cada 10 piensa que la seguridad es pésima frente a 2 de cada 10 que la evalúa como mala; 8 de cada 10 ciudadanos aprueban el arribo de un militar para atender el problema de la inseguridad.

La semana pasada, Barbosa Huerta tocó el tema de la seguridad, comentó que el 80 por ciento de los poblanos se sienten inseguros, aunado que solo el 3% del presupuesto del Estado se destina a este rubro.

El tema en cuestión es prioridad en la agenda del gobernador electo; sin embargo, reconoció que en Puebla solo hay 0.6 policías por cada mil habitantes, cuando lo recomendable es 1.8; además, reveló que solo existen 45 patrullas por cada 100 mil habitantes, la media nacional establece que debe ser 134. Está radiografía coloca a la entidad en un rezago profundo en materia de seguridad.

Si a ello le añadimos la frecuencia en la incidencia delictiva que sufren las personas, la mala percepción incrementa considerablemente, ya que el 39 por ciento de los encuestados respondió que un familiar fue víctima de la delincuencia en los últimos 6 meses; en tanto, el 31 por ciento reportó que fue un amigo y el 26 por ciento señaló que fueron ellos las víctimas.

A decir de los ciudadanos, el robo a transeúnte es de los delitos que más les preocupa, seguido por el robo en transporte público. El secuestro se ubica en tercer lugar y en cuarto los feminicidios.

Pese a las circunstancias que viven los poblanos, solo el 30 por ciento de los encuestados prefiere establecer contacto directo con los elementos de seguridad pública e instalar cámaras de vigilancia en sus casas o negocios, para mantenerse seguros; en tanto, el 18 por ciento estableció una estrategia de participación ciudadana, como chats, para alertar sobre cualquier incidencia, mientras que el 77 por ciento dijo no haber contratado algún equipo que refuerce su seguridad o la de su familia

Aunado a ello, el sondeo de INCIDENCIA revela que solo 6 de cada 10 poblanos se atrevería a denunciar un delito; mientras tanto, 2 de cada 10 ven poco probable acudir a una agencia del ministerio público.

El motivo por el que los poblanos desistirían en su denuncia es porque el estiman que las autoridades no harán nada, mientras que el 31 por ciento no confía en jueces y ministerios públicos, el 13 por ciento lo considera una pérdida de tiempo y un 11 por ciento no denunciará por miedo.

Poblanos, a favor de la militarización

Ante el panorama que recientemente vive la entidad, 8 de cada 10 poblanos se mostró a favor de que sea un marino quien tome las riendas de la seguridad pública, y el 68 por ciento considera que una vez al frente, disminuirá la incidencia delictiva.

Incluso, el 67 por ciento de los poblanos consideró relevante la militarización de los cuerpos de la seguridad como estrategia para combatir la delincuencia y recuperar la tranquilidad de la entidad, además de que confían que ésta estrategia fortalecerá a los cuerpos policíacos en Puebla.

El sondeo se realizó vía electrónica del 30 de junio al 8 de julio del presente año.

A detalle

La semana pasada, la encuestadora Parametría presentó un estudio donde la Marina (67%) y el Ejército (60%) son las instituciones en las que más confía la ciudadanía, seis de cada 10 personas dijeron tener confianza en estas. En tanto, 42% confía en la Policía Federal, lo que significa 18 puntos menos que el Ejército y 25 puntos respecto de la Marina. Este diagnóstico ya estaba presente en el discurso cuando el presidente informó sobre la creación de la Guardia Nacional, lo utilizó como un argumento de cómo la población aceptaría de mejor forma una nueva institución donde participaran estas instituciones.

Por GTF