El exministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, José Ramón Cossío Díaz, consideró que en tres años se tendrá un 70 por ciento del litigios nacionales en la modalidad de oralidad.

Durante su intervención del Eje 1 Justicia y Estado de Derecho del Foro Estatal de Participación y Consulta del Plan Nacional de Desarrollo 2019-2024, acompañado de Alfonso Esparza, rector de la BUAP; Rodrigo Abdala Dartigues, delegado de Programas Federales en el Complejo Cultural Universitario en esta ciudad, dijo que la reforma Penal no está concluida, ya que no se encuentra consolidada.

“No se han formado a las policías para que sepan hacer cosas que les son requiere dos en los juicios orales, no se han tenido servicios periciales de ninguna entidad federativa y la Federación”, indicó.

José Ramón Cossío expuso que lo primero que se debe llevar a cabo es visibilizar el problema general de la justicia, la penal, la civil y familiar, es decir, se requiere que se haga política que concierne a todos.

Agregó que el restablecimiento y la paz no pueden pasar por la creación de comisiones, ya que debe ser una tarea cotidiana y permanente, así como accesible para todas las personas que quieran reclamar justicia.

El Plan Nacional de Desarrollo debe tener una buena justicia, en donde las personas que se porten mal puedan ser sancionadas, por no cumplir un contrato, por llevar a cabo un acto delictivo o corrupción.

A detalle

Cossío Díaz manifestó que el gobierno federal se encuentra con un sistema de justicia en tránsito y evolución, por lo que se tiene que ordenar y aterrizar no sólo en términos normativos, sino de capacidades.

Lo anterior beneficiaría otras acciones de gobierno, como el combate a la corrupción, ya que si no hay un sistema de justicia. no alcanza a sellar y habrá puntos de fuga, consideró.

El exministro dijo que el Plan Nacional de Desarrollo debe encargarse del modelo de justicia y generar unas formas de aterrizaje, en beneficio de los mexicanos.