Sin calificar a la Liguilla en ninguno de los dos torneos, pero con momentos agradables, fue lo que hizo el equipo de Puebla durante 2018, bajo el mando del experimentado Enrique Meza.

La consigna fue la de regresar a este cuadro a los primeros planos, sin embargo, ni en el torneo Clausura y tampoco en el Apertura 2018 lo hicieron, más allá de que fueron competitivos durante algunos lapsos.

Para el primer semestre el “Ojitos” reforzó a los de La Franja con gente interesante, como el boliviano Alejandro Chumacero, el colombiano Omar Fernández y el peruano Anderson Santamaría.

Hubo un momento en el que parecía que podrían colarse a la fase final, pero en la recta final el equipo se cayó y ya no pudo recuperarse para terminar en el décimo sitio, solo a un punto del octavo clasificado.

Para el Apertura 2018 se mantuvo la base del plantel, y ya con un semestre bajo el mando de Meza, el equipo se vio más acentuado durante algunos lapsos de la competencia.

Temporada irregular

El equipo, sin embargo, fue irregular, ya que perdió puntos importantes en casa, y fuera de ella sufrió para conseguir mejores resultados.

Dicha situación provocó que llegara a la última jornada sin posibilidades para sumar un certamen más sin la aspiración de pelear por el título.