Constituido como un viaje de crónicas con las que el lector se enfrenta a las contradicciones que dan forma a uno de los lugares más complejos del país, la Ciudad de México, y además permite ver desde una mirada aguda la idiosincrasia del ‘chilango’, El Vértigo Horizontal, libro del escritor Juan Villoro, fue presentado hoy en el segundo día de actividades de la Feria Nacional del Libro BUAP 2019 (Fenali).

El escritor y periodista, ganador de múltiples reconocimientos literarios como el Premio Villaurrutia 1999, el Premio Herralde de Novela 2004 y el Premio Antonin Artaud de la Embajada de Francia, deleitó con su estilo elocuente y ameno a cientos de universitarios y público en general, que acudieron para escuchar en palabras del propio autor cómo es que sus vivencias se han entrelazado con la ficción y los relatos que muestran a una ciudad que es capaz de producir un vértigo horizontal.

Juan Villoro reveló el origen del título de su obra, señalando que cuando el escritor francés Pierre Drieu La Rochelle llegó a Argentina quiso conocer la pampa, y ante ese paisaje plano, pero imponente, el escritor no pudo más que definirla como un ‘vértigo horizontal’, un término que retoma el escritor mexicano para reflejar no solo el espacio de la Ciudad de México sino también la resistencia de sus habitantes para enfrentar, aguantar, amar y permanecer en esta metrópolis.

La frase

«Ser chilango es casi como practicar un deporte extremo. En este libro lo que trato es de revelar lo difícil que resulta definir a quién se le puede considerar un habitante de la Ciudad de México».

Juan Villoro compartió además con los asistentes cómo es que se involucró para escribir el guión de la película ‘Vivir Mata’ y la canción de Café Tacuba conocida como Laberinto, donde también empleó el término de vértigo horizontal para referir una experiencia muy urbana, algo que también resulta similar en las crónicas que conforman su obra.

Tome nota

Juan Villoro habló de la peculiar organización de este libro, el empezó a escribir desde 1994 cuando aún no se modificaba la Constitución y la Ciudad de México era conocida como Distrito Federal. Desde entonces las letras han dado voz a sus experiencias personales, pero también a su habilidad para crear historias que remiten el día a día.

«Hace como 8 años pensé que tenía un material suficiente para hacer un libro, el cual era desordenado como la misma ciudad, es por eso que no requería de un editor sino de un urbanista. El libro entonces se ordenó en seis líneas de metro, porque esa es la forma más fácil de ubicarse en una ciudad. Una de las estaciones es muy personal porque refleja las experiencias autobiográficas; en otra retrato a personajes de la ciudad como el vendedor de los merengues, el limpiador de alcantarillas, Paquita la del Barrio o Antonio Gaytán, el “rey de Coyoacán”, entre otros», mencionó.

A detalle

El libro, aseguró Villoro, habla de los asaltos y sobresaltos del mexicano, de su ironía ante la catástrofe y su temperamento post apocalíptico, definido por Carlos Monsiváis como la relación que tenemos con la catástrofe, la cual no vemos como un anuncio de que las cosas se pondrán peor, sino al contrario, se piensa que el desastre es algo que ya culminó y del cual logramos librarnos: «es como un engaño colectivo que permite a los chilangos seguir en un ambiente como la Ciudad de México».

Retrata así una ciudad que el autor conoce bien, es donde nació y donde ha vivido, donde la fragmentación, las ceremonias, los sobresaltos y la peculiaridad de sus personajes se constituyen como una aglomeración que incluso parece normal. El Vértigo Horizontal es así, una obra que devela una vez más, porque Juan Villoro está considerado uno de los escritores contemporáneos más prolijos, ahora presente y reconocido en la Fenali 2019 por el rector de la BUAP, Alfonso Esparza Ortiz.