El director del Gran Telescopio Milimétrico (GTM) Alfonso Serrano, David Hughes, explicó que para lograr las primeras fotografías del agujero negro supermasivo y su sombra, fue necesario poner en marcha el proyecto Event Horizon Telescope (EHT), el cual consiste en sincronizar ocho telescopios a nivel mundial.

En rueda de prensa, mencionó que el EHT hace observaciones en la banda milimétrica en los Estados Unidos, España, Chile y México, a fin de proporcionar una resolución angular increíblemente alta de unos 25 microsegundos de arco.

“Lo que implica que este telescopio tiene la capacidad para detectar una pelota de golf o una naranja en la superficie de la luna, es decir, una resolución increíblemente alta”, comentó.

Señaló que la ventaja que ofrece el GTM Alfonso Serrano, es que es el Telescopio Milimétrico más grande de plato único.

Asimismo, se ubica en la parte central de esa red de telescopios y, cuando se combinan estas ventajas, pueden proporcionar datos valiosos para mejorar la calidad de la imagen final.

Dijo que los ocho telescopios milimétricos en el mundo apuntaron simultáneamente en la dirección del núcleo M87, una enorme galaxia elíptica en el cúmulo de Virgo, a una distancia de 55 millones de años luz de distancia.

A detalle

Agregó que los investigadores involucrados en el proyecto Event Horizon Telescope, por parte del Instituto Nacional de Astrofísica, Óptica y Electrónica (Inaoe) son 10, incluidos cuatro catedráticos del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

En este sentido, David Hughes afirmó que con este logro se espera atraer más interés al proyecto.

El director del GTM, Alfonso Serrano, mencionó que el proyecto se encuentra abierto a otros investigadores que quieran participar y contribuir con su conocimiento, en la parte técnica o de instrumentación, así como en el procesamiento de los datos.

Añadió que aún no tienen imagen del agujero negro en el centro de Sagitario A*, en donde los datos se encuentran en la fase de procesamiento y serán publicados este año.

También observarán si hay cambios en la forma de los agujeros negros con el tiempo, por lo que van a continuar con las observaciones en 2020 y algunos años más, a fin de ver si la estructura es igual año con año o si hay modificaciones, para entender la naturaleza de estos fenómenos.