El ayuno terminó

By on November 1, 2015
IMG_5050.JPG

Más de 100 mil aficionados, la mayoría de ellos viviendo su primera experiencia en el mundo del “Gran Circo”, asistieron al Gran Premio de México de la Fórmula 1, que se disputó en el Autódromo Hermanos Rodríguez.En grupos de no más de tres personas, por el alto costo de los boletos, aunque los menos con la familia completa, los aficionados al automovilismo deportivo disfrutaron del regreso de la máxima categoría después de 23 años y de la victoria del alemán Nico Rosberg.

“La verdad era algo impensable todavía hace unos años que la Fórmula Uno la pudiéramos ver en vivo y a todo color, ahora no queda de otra más que disfrutar el momento y sacarnos unas buenas selfies en el acto”, comentó Mario Palomares, quien llegó desde Puebla a la capital del país.

Así como el capitalino, radicado desde hace más de una década en la Angelópolis, miles de aficionados hicieron sus ahorros para pasar acudir al Gran Premio de México, el cual retornará a territorio mexicano en 2016.

La mayoría de los aficionados llegaron y abandonaron los terrenos del otrora “Foro Sol” a través del Sistema de Transporte Colectivo Metro, debido a que las autoridades capitalinas alertaron durante la semana de la falta de estacionamiento en el lugar ubicado en la delegación Iztacalco.

Pese al impresionante dispositivo de seguridad, compuesto por más de cuatro mil elementos de la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal, hubo algunos revendedores de boletos.

Las vialidades circunvecinas al Autódromo se vieron tranquilas durante casi toda la jornada, la mayoría de los asistentes portaban la camisola de su escudería preferida o la del tapatío Sergio Pérez.

Turistas internacionales se fotografiaban con el fondo del Palacio de los Deportes, que se encuentra enfrente de la nueva pista de 4.3 kilómetros de longitud, mientras que algunas personas “reservaron” su lugar en el puente que cruza Circuito Interior del Domo de Hierro al Autódromo.

El sol otoñal se dejó sentir al mediodía en la capital del país, y permitió a los aficionados disfrutar de este gran evento, pese que “Checo” Pérez no subió al podio, pero felices por la experiencia que vivieron este domingo.

Los miles de asistentes abandonaron el recinto de Iztacalco con la esperanza de que el piloto regiomontano Esteban Gutiérrez sí haga la “chica” el próximo año y se pueda ver en la premiación del final de la carrera la bandera mexicana.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *