Las redes sociales son un termómetro del quehacer ciudadano; de ahí salta una pregunta, ¿Pueden ser un arma para aquellas personas que cometen un delito sean castigadas por las autoridades, y más si los involucrados son hijos o nietos de altos funcionarios del gabinete de Enrique Peña Nieto? Todo parece indicar que en algunas ocasiones esto pueda ocurrir, como el caso de la #LadyProfeco, quien por su prepotencia y la indignación que causó entre los mexicanos por mandar a cerrar un negocio como respuesta a un berrinche, dio como resultado la destitución del titular de la Procuraduría General del Consumidor, Humberto Benitez por órdenes del mismo Presidente de la República.
Pero qué pasa si ahora el altercado lo protagonizan los hijos de dos altos funcionarios, quienes al terminar con su relación, uno de ellos no superó su enojo y lo descargó con golpes contra su expareja tomándola por sorpresa cuando ella dormía en su habitación, sin medir las consecuencias de que esto pudiera ser un dolor de cabeza no solo para los servidores públicos, sino también para el mismo Presidente de la República, quien por cierto se ve envuelto en un berrinche hecho por los juniors.
Bien dicen, una foto dice más que mil palabras y, los golpes propinados a la cara de la víctima, en este caso Alexia Imaz, hija del director del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen) Eugenio Imaz Gispert, causó indignación entre los amigos, familiares, medios de comunicación y público en general, pero ésta aumentó cuando se reveló que el agresor es Gerardo Saade Murillo, nieto del procurador General de la República, Jesús Murillo Karam.
Aunque ninguno de los funcionarios tocó el tema, la expectativa fue muy grande para saber cuál sería el final de esta historia. No hubo denuncia de por medio a pesar de que ésta se hizo a través de la cuenta de Twitter de @AlexiaImaz acompañada por el mensaje: “Gerardo Saade, golpeador de mujeres. La violencia contra las mujeres es quizás la más vergonzosa violación de los derechos humanos. No conoce límites geográficos, culturales o de riqueza. Mientras continúe, no podremos afirmar que hemos realmente avanzado hacia la igualdad, el desarrollo y la paz – Kofi Annan”.
Después de 4 días finalmente salió un pronunciamiento, fue del mismo Gerardo Saade acompañado de un comunicado emitido por la propia PGR en la que detalla que el joven de 21 años, y que en su cuenta de Twitter @Pacharos se anuncia en su biografía como “el nuevo Mesías” –cuenta que por cierto está protegida y que puede ser vista por las personas que él decida- se muestra arrepentido por los hechos y fue a la Procuraduría de Morelos a presentarse de forma voluntaria, aún y cuando no haya denuncia en su contra.
De acuerdo a la declaración que hizo ante la PGJ de dicho estado, Saade Murillo se dijo arrepentido por lo que hizo, y aseguró que fue producto de la afectación emocional que sentía en ese momento, pero dejó en claro que asumiría las consecuencias de sus actos.
Por su parte la PGR que dirige su abuelo aseguró en su boletín que no intervendrá en las investigaciones del caso, toda vez que es un asunto que le compete a la Procuraduría de Morelos.
No se sabe si los dos funcionarios se sentaron a discutir el tema, o de plano se dirijan la palabra ya que se trata de sus familiares los involucrados, habrá que esperar si este caso se le dará seguimiento, o solo quedará la denuncia al aire y sin aplicar un castigo por ello.

La foto

20130523-094900.jpg

El pulso en Twitter

20130523-095014.jpg

La postura de la PGR

20130523-095104.jpg